El Raval, barrio emblemático de Barcelona

Caminando por las estrechas calles del barrio El Raval en Barcelona el turista descubrirá un mundo fascinante en el que conviven diferentes culturas, un lugar donde se mezclan la música latinoamericana, tiendas chinas y antiguos bares catalanes.

Así, El Raval, un barrio en el corazón de Barcelona es una de las áreas urbanas más densamente pobladas del mundo con más de cuarenta y siete mil personas en solo 1,1 kilómetros cuadrados de territorio. De un lado del barrio están Las Ramblas y del otro la avenida, limitando además con el puerto de Barcelona y la Ronda San Antoni, en lo que originalmente era una zona de grandes extensiones donde abundaban las huertas en las que se cultivaban infinidad de verduras y hortalizas que servían para atender las necesidades de la antigua ciudad amurallada.

Tras la Revolución Industrial este barrio fue tomado por las fábricas y sus alrededores se convirtieron en barrios donde vivían los trabajadores, hasta que a comienzos del siglo pasado de El Raval en la zona sur se tornó en un lugar donde proliferaba la prostitución y el tráfico de drogas.

Por muchos años El Raval fue también conocido popularmente como el Barrio Chino y siguió siendo un sitio con muchos problemas sociales hasta que el gobierno decidió a fines de la década de los años 80 llevar a cabo una gran transformación urbana con vistas a los Juegos Olímpicos del Verano de 1992.


Estas obras incluyeron este barrio que sufrió mudanzas importantes, ya que nuevas casas fueron construidas, las calles se volvieron más atrayentes y se crearon plazas y parques, además de construirse la Rambla del Raval en el corazón del distrito donde hoy sigue erguida una enorme escultura que representa un gato, creación del artista colombiano Fernando Botero.

En la actualidad el barrio El Raval es un importante punto turístico que alberga varias instituciones culturales como el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona y el Centro de Cultura Contemporánea.

También proliferaron los teatros, centros culturales y galerías de arte, todo gracias a una nueva tendencia de bohemios e intelectuales que se establecieron en el lugar. También surgieron varios restaurantes incluyendo el famoso Dos Palillos, conocido como uno de los mejores de la ciudad de Barcelona, existiendo también buenas propuestas de cocina gourmet, vegetariana, tapas catalanas y diferentes restaurantes étnicos que confieren al barrio El Raval un sabor muy especial.

Bares, cafés y mucha música en vivo, además de una vida nocturna con buenas ofertas de diversión que incluyen el flamenco, salsa, música electrónica y Gypsy Jazz, entre otros ritmos, que se mezclan con antiguos y clásicos lugares como el Bar Marsella, London Bar que eran frecuentados por personalidades como Picasso, Dalí y Hemmingway.

Por último, imposible no hacer una visita al tradicional mercado La Boqueria y las nostálgicas tiendas que aún siguen presentes al mejor estilo vintage en la calle Ribera Baixa o la Filmoteca de Catalunya, todos ellos tesoros que cuentan su historia en este fascinante barrio de El Raval.

Aguadulce, ocio y deportes acuáticos en Almería

Aguadulce, un magnífico lugar para disfrutar de unas vacaciones donde el visitante tendrá muchas cosas para hacer y sitios para conocer y visitar, incluyendo playas, puertos y centros deportivos, además de asistir a numerosos eventos y actividades para toda la familia.

Vela, esquí acuático, windsurf y hasta submarinismo son deportes aptos para realizar en Aguadulce donde también existen magníficas instalaciones para la práctica de tenis, golf y squash, mientras que para los más aventureros las opciones son el parapente o quizás un divertido viaje en globo.

La escalada en la roca y la exploración de cuevas son alternativas que junto a las más variadas excursiones aportan aún un mayor interés para los turistas que visitan Aguadulce, un magnífico puerto situado en el municipio de Roquetas de Mar en Almería.

Las tiendas de artesanía y arte siempre son una excelente opción para aquellos que gustan de hacer compras y llevarse algún buen recuerdo de esta bonita ciudad, como azulejos de cerámica, objetos de alfarería, joyería, bordado o tejido.


El puerto deportivo de Aguadulce se encuentra dentro de este enclave turístico ubicado junto a sitios maravillosos como la Playa Serena y Las Marinas, siendo una excelente alternativa de diversión con varias zonas de recreo y descanso.

Asismismo, el puerto deportivo de Aguadulce está rodeado de hoteles y muchos atractivos turísticos, con cientos de amarren que lo convierten en uno de los puertos más emblemáticos de Almería, reuniendo numerosos servicios que lo hacen el punto de partida ideal para visitar otros sitios cercanos como roquetas de Mar y el Parque Natural de Cabo de Gata - Nijar.

Las playas de Aguadulce son de las más concurridas del sur de Almería gracias a sus ofertas de ocio y actividades al aire libre para todos los gustos y edades.

Esta playa se distinguen de otras de la costa de Almería por ofrecer al visitante aguas templadas, un bonito paseo marítimo, un entorno natural magnífico, además de contar con el distintivo de bandera azul, siendo visitada tanto por bañistas como por deportistas que llegan hasta aquí para vivir unas vacaciones diferentes.

Úbeda y Baeza, ciudades Patrimonio de la Humanidad

Quien visite España tendrá la posibilidad de conocer algunas de las ciudades declaradas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco que junto con espacios naturales de gran belleza y construcciones prerrománicas, mudéjares o modernistas se suman a los conjuntos monumentales que albergan las villas de Úbeda y Baeza.

Situadas en pleno corazón de Jaén, las ciudades de Úbeda y Baeza son muestra de todo el esplendor del Renacimiento de los siglos XVI y XVII en Andalucía, pero también representan un claro ejemplo de los cánones de este estilo que comenzaron a verse en la España de esa época.

En ambas ciudades el modelo urbanístico se repite con claras influencias de la cultura italiana pero dotado con características propias que pueden admirarse en sus monumentos y edificios rodeados además de un paisaje natural maravilloso. Así, en Úbeda se destacan los verdes olivares que sirven para delimitar la riqueza monumental de la ciudad y dan paso a hermosas fachadas de piedra labrada, destacándose la Plaza de Vázquez de Molina donde se reúnen muestras renacentistas.

Entre los monumentos religiosos Úbeda alberga la Sacra Capilla del Salvador, la iglesia de Santa María de los Reales Alcázares y el magnífico Palacio de las Cadenas le remitirán a los días de máximo apogeo de Úbeda. Un espectacular conjunto en perfecto estado de conservación es el mayor atractivo que Úbeda ofrece a sus visitantes, donde es posible admirar bellas portadas platerescas y patios de doble galería con arcos superpuestos.


Ya en Baeza muy cerca de Úbeda compite con ella en monumentalidad y riquezas artísticas, a pesar que aquí el acento está puesto en las construcciones de tipo religioso. Baeza es una ciudad con encanto que alberga un increíble patrimonio renacentista con joyas realmente valiosas ubicada en torno a la Catedral de marcado estilo plateresco.

Las bellezas de estas fachadas se destacan en edificios como el Palacio de Jabalquinto o el Seminario de San Felipe Neri. Otro rincón que forma parte del recorrido turístico y cultural por Baeza es la Plaza del Pópulo donde se encuentra la Casa del Pópulo, la Fuente de los Leones y la antigua Carnicería, además de otros palacios y hermosas casas palaciegas que fueron habitadas en el pasado por nobles y aristócratas.

Tanto Úbeda como Baeza representan dos localidades jiennenses íntimamente ligadas por una historia común, detalle no menor ya que fue una de las razones por las cuales la Unesco las incluyó como Patrimonio de la Humanidad, ambas habitadas por romanos y árabes pero también viviendo su gran momento de gloria durante el Renacimiento, época de bonanza económica que quedó reflejada en sus riquezas históricas.

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros por Publicidad Blogs