Sagunto, antigua ciudad mediterránea

Una ciudad mediterránea con una apasionante historia, Sagunto tiene más de dos mil años de vida y destaca como destino turístico interesante para conocer sus raíces romanas, musulmanas y medievales, además de disfrutar de unos días de descanso.

Históricamente la ciudad de Sagunto, en la Comunidad Valencia fue conocida como Morvedre, siendo hoy la capital de la comarca del Campo de Murviedro. Con dos núcleos principales, el Casco Histórico situado en la falda del castillos y el Puerto de Sagunto a solo 5 kilómetros de la ciudad antigua.

Sagunto tiene muchos atractivos naturales, uno de ellos es el encontrarse a orillas del río Palancia, que después de bordear el casco de la ciudad se convierte en un verdadero delta gracias a su pendiente.


Con una costa baja y arenosa, existen en Sagunto algunos bosques de pinos de alepo en la zona de las montañas más cercanas al mar. Ideal para una escapada de fin de semana en Sagunto existen visitas guiadas que comienzan por el Museo Arqueológico que funciona en un edificio del siglo XIV, allí a través de colecciones y variados objetos procedentes de excavaciones es posible conocer la historia de la ciudad y también de su viejo castillo.

El siguiente lugar a visitar es La Judería, una de las pocas que aún quedan en España y donde el turista puede conocer como vivían los judíos en la ciudad pues conserva el mismo trazado urbano que existía en la época medieval.

Dentro de esta ruta turística también se hace una visita al Teatro Romano, una construcción en magnífico estado de conservación que cuenta con un aforo de unas ocho mil personas.

El final del recorrido es el Castillos de Sagunto, una majestuosa fortaleza con varias áreas que se extiende por un kilómetro a lo largo de la montaña, desde allí es posible disfrutar de impresionantes vistas que incluyen los restos de las civilizaciones que lo habitaron en el pasado.

Castellfollit de la Roca

Bonitos bosques y espacios naturales, además de rutas de senderismo y pintorescos pueblos caracterizan la zona de la Garrotxa en Catalunya, destacándose entre ellos el de Castellfollit de la Roca.

Este pequeño pueblo de Catalunya es uno de los más pequeños de España con solo un kilómetro cuadrado de extensión y enclavado en una espectacular pared rocosa de cincuenta metros de alto, formado por la acción erosiva de los cercanos ríos Fluvia y Toronell.

Castellfollit de la Roca sorprende a sus visitantes no solo por encontrarse literalmente colgado de una pare de roca sino también por albergar un maravilloso casco antiguo que conserva todo el encanto de la época medieval y donde abundan las casas edificadas en piedra volcánica.

Considerado por la puerta de entrada para visitar el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, Castellfollit de la Roca se encuentra también muy cerca de Santa Pau siendo un destino turístico ideal para quienes desean disfrutar de unos días de descanso y realizando actividades en contacto con la naturaleza descubriendo también los secretos de cómo fue construyéndose este lugar increíble.


Así, Castellfollit de la Roca propone un paisaje de casas colgadas, una gran iglesias, verdes árboles y hasta un tranquilo curso de agua.

El Barrio Viejo de Castellfollit de la Roca es uno de los más bonitos sobre todo porque sus calles discurren paralelas al risco con casas antiguas y la antigua iglesia de San Salvador que fuera destruida durante la Guerra Civil totalmente reconstruida en 1980 y en el extremo opuesto el gran mirador de la Cinglera que ofrece vistas privilegiadas de la zona.

Numerosas rutas senderistas proponen a los amantes de la naturaleza realizar diferentes recorridos partiendo precisamente desde Castellfollit de la Roca y descubriendo un verdadero paraíso donde abundan los paisajes de contrastes entre áreas rocosas y espacios donde el verde es el protagonista.

Pero también, en los alrededores de Castellfollit de la Roca es posible visitar otros sitios interesantes tales como las villas Santa Pau y el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa y recorrer las más bonitas rutas de senderimos como la de los Volcanes, la de los Pueblos de Pierdra o la Ruta de los Soldados de Salamina, entre otras interesante propuestas en contacto con la naturaleza.

Desierto de Tabernas, Almería

Un paraíso natural único y el más grande de Europa, el Desierto de Tabernas en Almería cuenta con más de cuatro mil años de historia y un paisaje árido a causa de las escasas lluvias con un suelo sumamente erosionado que ha servido como escenario para numerosos westerns italianos de la época de los años 60, durante el siglo pasado.

Situado al norte de la ciudad de Almería,entre las sierras de los Filabres y Alhamilla, el desierto de Tabernas es un paraje interesante ya que en este espacio natural se destaca un alto valor botánico y también faunístico ya que alberga especies raras y únicas en el Contienente Europeo.

Declarado Paraje Natural en el año 1989 este desierto comparte su extensión con municipios como el de Alboloduy, Gádor y Santa Cruz y conserva aún hoy varios poblados donde fueron rodadas películas del oeste famosas en el pasado como “La muerte tenia un precio” y “ El bueno, el feo y el malo”.

Su clima subdesértico con lluvias que tan solo de dan en el otoño y la primavera de forma torrencial por estar este desierto ubicado entre cadenas montañosas en las que se produce el llamado efecto Föehn denominado así por el nombre de un viento procedente del norte de los Alpes que genera todo un proceso que produce un aire cálido pero sin humedad, haciendo que las temperaturas oscilen entre los más de 45º C en verano y los 5º bajo cero en el invierno.


Un paisaje peculiar se destaca en todo este desierto de Almería formado por barrancos, cárcavas y ramblas con un entorno natural de contrastes con terreno montañoso y desprovisto de vegetación y otras áreas donde abunda el verde con numerosas palmeras y una fauna que se ha adaptado a los condiciones climáticas y el terreno, siendo más abundante la vida en las zonas húmedas.

Los decorados que comenzaron a construirse en 1954 para el rodaje de los llamados spaguetti-wester, coproducidos por España e Italia, se conservan aún hoy y forman tres ciudades como el poblado del Fraile o también conocido como Mini hollywood, Texas Hollywood y Western Leone todos ellos utilizados hoy con fines turísticos sobre todo como parques temáticos.

En este emprendimiento turístico los visitantes pueden hoy visitar:
  • Parque Temático del Desierto de Tabernas
Un espacio único que cuenta con instalaciones que reproducen un pueblo del Oeste y donde es posible visitar la oficina del del Sheriff, el banco, la funeraria, la oficina de telégrafos, la barbería y otros ambientes que reproducen hasta el más mínimo detalle todo el oeste americano.

En el lugar también existe un Museo de Cine, uno de Carros y Diligencias, además de un parque indio especialmente diseñado para los más pequeños, como también un área que funciona como reserva zoológica donde pueden verse especies como caimanes, osos, flamencos enanos, jirafas, canguros, tigres, hipopótamos y hasta un reptilario.
  • Fort Bravo
Este es otro poblado pero de estilo pueblo mexicano, con espectáculos donde se reflejan las típicas peleas entre buenos y malos, además de un cementerio, bizonste de Azizona y vacas americanas, todo en un espacio temático ideal para disfrutar en familia. Western-Leone.

Este es el tercer espacio temático donde las atracciones principales son los cowboys, pero también es posible dar un paseo a caballo por todo el poblado, visitar el salón bar o los más pequeños participar en una carrera infantil.

Durante el paseo por el Western-Leone los visitantes también pueden asistir a un espectáculo del Oeste recreando, como se veían en las películas de otra época, las peleas entre buenos y malos.

La Tabacalera de Lavapies

Un edificio emblemático de Madrid es el de la antigua Fábrica de Tabacos de Embajadores, hoy adscrito al Ministerio de Cultura y declarado como Patrimonio Histórico además de Bien de Interés Cultural, fue desocupado a comienzos de este siglo tras las privatización de La Tabacalera/Altadis y quedó abandonado durante una década.

Para noviembre de 2007 se acordó la creación del Centro Nacional de Artes Visuales y ya en julio de 2008 varios equipos de arquitectos fueron invitados a presentar una propuesta que en 2009 resultó en un contrato de un año para desarrollar el Centro Social Autogestionado La Tabacalera.

Después de dos años el Centro Social comenzó a funcionar con la participación directa de los ciudadanos en la gestión de este dominio público transformándose en un centro cultural que abarca las capacidades creativas y sociales de la ciudadanía.

Aquí se comprenden no solo la producción artística, sino también la acción social, el pensamiento crítico y la difusión de ideas, obras y procedimientos que tienen como objetivo de democratizar la esfera pública.


El LTBC es un centro integral que incluye lenguajes y modos de expresión, pero también otro tipo de propuestas, siendo una apuesta a pie de calle que propone oportunidades de encuentro y una invitación abierta a todo tipo de colectivos y personas para participar en el proyecto.

Iniciativas variadas en el LTBC el público encontrará cultura libre y gratuita, cooperación, horizontalidad, transparencia, uso no lucrativo ni privativo, sino colectivo, solidario y responsable de los recursos.

La Tabacalera de Lavapies logró reinventarse y a partir de ahora Madrid, que guarda rincones que sorprenden a los habitantes de la ciudad y a quienes la visitan, ofrece un verdadero lugar de referencia para una gran variedad de actividades de la capital española.

En medio de paredes gastadas por el paso del tiempo, en La Tabacalera de Lavapies fluye la idea de seguir creciendo como un centro especial y un sitio en el que los artistas pueden utilizar como un trampolín de despegue.

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros