Escapada de fin de semana visitando Mérida


Mérida, una ciudad ubicada junto al río Guadiana, en Extremadura, es un paseo hacia la cultura romana y su historia. Denominada como Colonia Julia Augusta Emérita recorriendo sus calles es posible encontrar infinidad de monumentos, entre ellos el Teatro Romano que aún hoy funciona presentando obras clásicas.

El recorrido por Mérida puede comenzar a partir de la estación de ferrocarriles donde se encuentra el Templo de Marte, sirviendo además de acceso a la Basílica de Santa Eulalia, un templo que ha sufrido varias modificaciones y por ello no tiene un estilo definido. Ya el Circo Romano, en la Avenida Juan Carlos I, es uno de los mejores conservados del Imperio Romano y con capacidad para treinta mil personas y cuya actividad se desarrolló hasta el siglo IV.

Otro monumento interesante es la Casa del Anfiteatro, situado fuera del recinto amurallado alberga la casa de la Torre del Agua, por la época en que ambas construcciones fueron levantadas representan cómo era la vida en Mérida en época de los romanos.

Justo al lado de las construcciones anteriores se encuentra el Anfiteatro una construcción que data del año 8 a. C. y donde se realizaban los espectáculos populares de la época, entre ellos luchas entre animales salvajes, gladiadores y hasta cacería de fieras.


Para conocer un poco más sobre la historia de Mérida nada mejor que visita el Museo Nacional de Arte Romano, en la calle José Ramón Melida, en este lugar se recrean los edificios del Tardo Romano y es posible admirar una de las mejores colecciones de las esculturas romanas.

Junto al Teatro Romano está la Casa del Teatro, una construcción al ser descubierta se creyó que era un templo cristiano y en primer momento se lo denominó como Casa Basílica, se trata de un edificio del siglo II d.C con varias reformas que se llevaron a cabo hasta el siglo IV.

Un poco más alejado del Teatro Romano y la Casa del Teatro se encuentra la Casa del Mitreo, descubierta cuando se estaba construyendo en Mérida la Plaza de Toros en el año 191, se trata de una edificación del siglo I c.C y su nombre se debe a las variadas esculturas encontradas para el culto al Dios Mitra.

Además de conocer el Puente Romano muy cerca es posible visitar la Alcazaba Árabe, una de las más antiguas fortalezas construidas en el siglo IX que sirvió como defensa de la entrada a la ciudad de Mérida.

Otros sitios que merece la pena conocer en Mérdida son el Templo de Diana, la Concatedral de Santa María La Mayor y la Plaza España, lugar de mercado y fiestas populares interesante para visitar y descubrir un poco más de la historia de esta antigua ciudad.


Rubielos de Mora, Aragón

Grandes ciudades, pequeñas y encantadoras villas medievales o magníficas áreas rurales y espectaculares playas o montañas , todo eso y mucho más ofrece España a quienes la visitan cada año como a los propios españoles.

Y son precisamente las pequeñas ciudades con encanto las más recomendables a la hora de olvidar el estrés y disfrutar de una escapada de fin de semana para disfrutar de la paz y el sosiego de lugares maravillosos donde la gastronomía, artesanía y bellos paisajes representan sus mayores atractivos.

Hoy la propuesta es visitar Rubielos de Mora, en Aragón, un destino turístico con mucho encanto donde se respetan las tradiciones, abundan los productos artesanales y la más exquisita comida regional.

Rubielos de Mora es un pueblo con encanto situado sobre el altiplano de Teruel, ubicado en la zona sureste de esta provincia y conocido como el “Pórtico de Aragón”, cuenta con muy buena comunicación a través de la Autovía Múdejar, además de otras dos carreteras que atraviesan el municipio, la de Castellón y la de la Venta del Aire a Morella.


Con poco más de setecientos habitantes en Rubieros de Mora el visitante podrá disfrutar de una singular arquitectura con edificios antiguos bien conservados y restaurados. Un corto lienzo de murallas aún abrazan la villa y dos hermosas torres puerta como son las de San Antonio y del Carmen.

También sorprende la iglesia parroquial convertida hoy en una iglesia conventual de las religiosas Madres Agustinas contemplativas y conservando algunas partes góticas del siglo XV, además de varias ermitas como la de los Santos Mártires, la de Hospitalico y la de El Calvario. El edificio civil más monumental de Rubielos de Mora es la Casa Consistorial, en tanto que el Hospital de Gracia destaca por ser de sobrio estilo barroco.

Existen también una larga lista de casas construidas entre los siglos XVI al XVIII, todas ellas construidas de piedra con herrajes, galerías y portadas semicirculares. En 2002 se inauguró en Rubielos de Mora el Museo Salvador Victoria, un verdadero referente cultural para la localidad y también para la provincia. El museo funciona en el Hospital de Gracia un espectacular lugar que por si solo merece una visita.

Para terminar el recorrido nada mejor que una visita al palacio de la plaza del Carmen, ya que todo en Rubielos de Mora desprende encanto y buen gusto gracias a varias obras del escultor José Gonzalvo pueden contemplarse en la villa y que casi se ha convertido en una exposición permanente de su obra.  
En cuanto a fiestas tradicionales las suertes del toro de soga y el toro embolado, además de la festividad de la Virgen del Carmen que se realiza en julio, la Exaltación de la Santa Cruz en septiembre, como también un evento relativamente nuevo como es el Fin de Semana Medieval que se realiza cada año a finales de agosto.

Ruta de las Villas de Benicassim, Castellón

El municipio de la Comunidad Valenciana de Benicassim, situado en la Costa de Castellón no solo tiene buenas propuestas turísticas para disfrutar durante el verano sino que también las ofertas culturales e históricas representan un gran atractivo para los viajeros.

Ya a fines del siglo XIX esta localidad de la Costa del Azahar comenzó a popularizarse transformándose en uno de los sitios predilectos de la burguesía español como punto ideal para descansar durante el verano, para lo cual comenzaron a construirse pequeños palacetes decorados con bonitos jardines que los rodeaban.

Con el paso del tiempo el turismo evolucionó en la zona pero a pesar de ellos las construcciones antiguas permanecieron y adquirieron un valor histórico convirtiéndose en uno de los tantos atractivos del lugar.

Así, para quienes visiten la región y deseen conocer un poco de la historia del lugar pueden realizar la Ruta de las Villas de Benicassim, existiendo dos itinerarios con recorridos interesantes que permiten conocer las más bonitas mansiones propiedad de esas burguesías que fueron pioneras en el turismo de playa.


Se trata de un recorrido que incluyen numerosas construcciones de gran belleza y muy bien conservadas como las de Villa Pilar, Villa Elisa y Villa Victoria, entre otras magníficas muestras de arquitectura de otras épocas. Hoy en día, la famosa Ruta de las Villas se divide en dos itinerarios, según la corriente artística predominante en el momento de construcción y el carácter de los residentes originarios.

Así pues, la ruta del “Infierno” debe su nombre a las escandalosas fiestas que se celebraban en las villas de esa zona, mientras que la ruta de la “Corte Celestial” se distinguía por la tranquilidad de sus calles. Ambas zonas quedan separadas por los jardines de Comín, conocidos popularmente como “el Limbo”. Una arquitectura de ensueño donde abundan los jardines evocadores y también las bonitas playas de Benicasim. 

Hoy en día, la famosa Ruta de las Villas se divide en dos itinerarios, según la corriente artística predominante en el momento de construcción y el carácter de los residentes originarios. Este recorrido era conocido en el pasado como la Ruta del “Infierno” debido a las fiestas un tanto escandalosas que se celebraban en las villas de esa zona, en tanto que la ruta de la “Corte Celestial” se distinguía precisamente por todo lo contrario ya que en sus calles la protagonista era la tranquilidad.

En Benicassim, el turista también podrá disfrutar de la naturaleza haciendo un recorrido por el Parque Natural del Desierto de las Palmas, uno de los más relevantes espacios naturales de Castellón.

Visita al Monasterio de Montserrat, Barcelona

Lugar de peregrinación para rendir tributo y rezar a la Moreneta, el Monasterio de Monstserrat, situado a solo 50 kilómetros de la ciudad de Barcelona, está habitado por monjes benedictinos. Situado en lo alto de riscos y con un entorno presidido por grandes y peculiares macizos de granito, un lugar magnífico para practicar deportes de montaña y también excursiones a pie.

El Santuario de Nuestra Señora de Montserrat ha sido el lugar elegido desde el siglo XII por los peregrinos atraídos a la montaña para disfrutar de la naturaleza y venerar a la milagrosa imagen de la Virgen de Monserrat “La Moreneta”. La estatua de la Virgen de Montserrat fue esculpida por San Lucas en torno al 50 dC quien la trajo a España. Según cuenta la historia y la tradición la imagen estaba escondida en una cueva donde fue descubierta en el año 880 dC. por los pastores.

El Monasterio de Montserrat, situado cerca de la cima de la montaña, es el hogar de unos ochenta monjes que reciben a los visitantes y les invitan a participar en sus celebraciones diarias de la Misa y recitaciones de la Liturgia de las Horas.


Junto al monasterio está la Basílica donde se encuentra la imagen de la venerada Moreneta y para visitarla es necesario ingresar por una puerta lateral. La imagen de la Virgen es una pequeña estatua de madera y representa una Virgen negra sentada con el niño Jesús en su regazo, siendo su color oscuro consecuencia de los cambios en el barniz con el paso del tiempo.

Quienes visiten el Monasterio de Montserrat también pueden hacer alguna ruta de senderismo o utilizando el funicular que lleva hasta la mitad del recorrido, visitar la Santa Cueva, sitio tradicional donde se dice que fue encontrada la Virgen, una gruta del siglo XVII y construido en forma de cruz. 

Además de hacer la visita al monasterio, la Virgen y la Santa Cueva en el lugar también puede visitarse el Museo, la biblioteca y algunas tiendas que ofrecen recuerdo originales del lugar como son los perfumes hechos con hierbas del lugar y el típico licor de hierbas. En el lugar existen varios restaurante para desayunar y almorzar, además de degustar el típico postre de requesón con miel, ideal para culminar una buena comida.

Y para quienes desean dormir una noche en el lugar también existen varios hoteles con excelentes servicios. Llegar a Montserrat es fácil, puede hacer utilizando el transporte público o el coche pero también cada hora existe un servicio de trenes desde Barcelona y Manresa que enlazan con el tren y cremallera cada veinte minutos, en tanto qu el teleférico permite obtener vistas espectaculares.

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros