Benahavís, pequeño pueblo de la Costa del Sol

Benahavís, un pequeño pueblo de la Costa del Sol de calles estrecha y empinadas donde se alzan construcciones con una típico estilo árabe y donde abundan los buenos restaurantes y tiendas. 

Un pueblo típico de montaña, Benahavís tiene un encanto personal. El Castillo de Montemayor vigila desde lo alto la población y desde él es posible obtener vistas maravillosas de la costa española y en días claros hasta la parte de la costa africana.

Un destino turístico valorado por los amantes del golf, Benahavís cuenta con nueve campos que hacen las delicias de quienes practican este deporte, pero también ofrece a los turistas opciones y actividades para disfrutar del sol, la montaña, la buena gastronomía y la tranquilidad.

La localidad de Benahavís es también una mezcla de los más tradicionales pueblos blanco de Málagra con la modernidad de la arquitectura de este siglo además de un hermoso entorno natural y una variada oferta gastronómica.


Además del Castillo de Montemayor en Benahavís existen otros monumentos que destacan como las Torres Vigías erigidas en la ciudad durante la época musulmana, se trata de construcciones que en el pasado fueron un completo sistema defensivo, siendo las más representativas las torres de Alcuzcuz, Tramores, Daidín y Leonera. Ya la Iglesia de la Virgen del Rosario de Benahavís sorprende por su bonita arquitectura y excelente conservación.

A pesar que fue sometida a varias reformas desde su construcción en el siglo XVIII, el templo actual es de estilo moderno y de una sola nave y varios salones parroquiales. El Palacio de Benahavís construido en el siglo XVI representa la típica arquitectura nazarí, con un patio interior porticado, una torre cuadrada adosada a otro cuerpo rectangular y en la actualidad funciona allí el Ayuntamiento de la ciudad.

Por la tarde Benahavís ofrece buenas opciones para tomar un aperitivo en alguna de las terrazas del centro de la ciudad y después comer en alguno de los excelente restaurantes con ofertas gastronómicas variadas.

Consuegra en la llanura manchega

Consuegra en la llanura manchega alberga numerosos tesoros a pesar que lo que sigue llamando la atención de los viajeros son su castillo y sus molinos de viento.

Así, esta localidad de la Mancha Toledana ofrece entre otros lugares interesantes para conocer, entre ellos los restos de la fortaleza que los remontarán a la etapa del califato de Córdoba y destruido por las tropas de Napoleón.

Sin embargo, lo recomendable es partir de la Plaza de España de Consuegra, punto donde se encuentra el Ayuntamiento de la ciudad que data de 1670, la Torre del Reloj, el Palacio de San Gumersindo, del siglo XX y el edificio de Los Corredores construido en el sgilo XVII.

La historia de la localidad de Consuegra se relaciona directamente con los Caballeros de Malta pero también son famosos sus molinos y su arquitectura religiosa con una excelente representación que tiene como referencia la ermita del santísimo Cristo de Veracruz, la iglesia Santa María la Mayor y el Convento de las Madres de la Inmaculada Concepción, entre otros monumentos que hay que visitar. 


El Castillo de la Muela que preside el paisaje es sobrecogedor e imponente, de arquitectura militar sanjuanista, con tres recintos defensivos. En su interior se pueden visitar todas sus partes y desde la torre la vista sobre el paisaje es impresionante.

Pero la imagen que Consuegra se relaciona directamente con la del cerro Calderico rodeado de molinos de viento pues allí es posible imaginar la batalla que Don Quijote libró contra los gigantes. También resulta interesante hacer un recorrido y descubrir las casonas, la Presa Romana y el Alfar, monumentos que completarán la imagen de es localidad de Consuegra en la llanura de La Mancha. 

Fiestas y tradiciones también están presentes en Consuegra como la festividad La Rosa del Azafrán que tiene lugar en el mes de octubre y también el evento"Consuegra Medieval", como testimonio de su rico pasado.

En Consuegra la gastronomía también ocupa una lugar especial con platos típicos como las gachas y las migas, además de sus mazapanes y por supuesto el auténtico queso manchego siempre regado con un buen vino.

Parques de Barcelona

Barcelona es una ciudad maravillosa con propuestas de ocio y diversión para todos los gustos y edades, contando con un rico patrimonio cultural pero también con increíbles espacios verdes ideales para disfrutar durante todo el año pero en especial en verano.

Veamos entonces algunos de esos hermosos parques y jardines que ofrece Barcelona que además de su colorido también guardan magníficos monumentos.

  • Parque de la Ciutadella
Este fue por mucho tiempo el único parque con el que contaba la ciudad de Barcelona, un espacio verde construido aprovechando los terrenos de la antigua fortaleza y siguiendo el estilo de los bonitos Jardines de Luxemburgo.

Situado en el barrio de Ciutat Vella y con una extensión de unas diecisiete hectáreas es aún hoy uno de los más grandes de Barcelona y alberga interesantes monumentos como la Capilla, el Palacio del Gobernador y el Arsenal, además de la Exposición de 1888, el Umbráculo, el Hivernáculo y dos museos el de Geología y el de Zoología.
  • Laberinto de Horta
Un jardín histórico situado en Horta-Guinardó el Laberinto de Horta es el más antiguo en su estilo y se encuentra ubicado en una antigua finca cerca de la sierra de Colserola propiedad de la familia Desvalls, incluyendo un jardín de estilo neoclásico del siglo XVIII otro romántico que fue realizado en el siglo XIX.

Se trata de una lugar sumamente tranquilo que merece la pena de visitarse y dar un paseos por sus espacios verdes, disfrutando del colorido entorno que se completa con estatuas de gran belleza.


  • Parque del Palacio Real de Pedralbes
Fue la residencia de la Familia Real Española cuando visitaban la ciudad entre los años 1919 y 1931, albergando en la actualidad el Museo de Cerámica y el de Artes Decorativas, mientras que en el exterior se encuentran los grandes jardines que cuentan con numerosas obras y esculturas además de una infinidad de zonas verdes.

  • Rosaleda de Cervantes
Es es un hermoso jardín temático situado junto al parque homónimo en el barrio Sarria-Sant Gervasi. Se trata de un espacio increíble con más de diez mil rosales de dos mil especies distintas ya que se han reunido aquí ejemplares de los cinco continentes.

Repartidos en cinco hectáreas los rosales se mezclan con fuentes y espacios especialmente creados para el descanso siendo los meses que van de mayo a julio los más recomendados para visitarlo ya que cientos de rosas nacen para esa época brindando un espectáculos maravilloso.

Talamanca de Jarama

Situada a menos de cincuenta kilómetros de Madrid en el Valle del Jarama la ciudad de Talamanca guarda los secretos de sus orígenes cuando se asentaron allí los romanos dando inicio a una villa por la que pasarían diferentes culturas, hasta que en 1214 pasa a formar parte de la Corona de España y a pertenecer al Arzobispado de Toledo.

A partir de ese momento la prosperidad llegó a la villa no solo por la protección eclesiástica sino también por el cobro de peaje que debía pagar quienes utilizaran el puente, hasta que en 1474 Talamanca pierde parte de su importancia y como ciudad fortaleza va perdiendo sentido para los Reyes Católicos que refuerzan el poder real.

Talamanca de Jarama fue vendida en varias oportunidades y en el siglo XVII sus dueños era los Duques de Béjar, quienes ante la deserción de la población trataron de repoblar la zona con exención del pago de impuestos a todos aquellos que construyeran sus casas en el lugar.

En la actualidad solo quedan del antiguo recinto amurallado unos cuatrocientos metros donde se encuentra la Puerta de Uceda que era la entrada principal a la villa y desde allí siguiendo el cauce del río es posible llegar hasta la fuente del pueblo, mientras que siguiendo hacia el oeste puede verse la Puerta de la Villa.


Ya en el casco urbano de Talamarca se encuentra el Ayuntamiento que funciona en un edificio antiguo del siglo XVII que funcionaban como caballerizas de los Duques de Osuna, mientras que siguiendo la ruta cultural por esta zona de la ciudad es posible ver interesantes lugares como la Casa de Cultura, en la calle Fuente del Arca y los restos visigodos del siglo VII en la contigua calle de las Huertas.

Construida en el siglo XVIII la Bodega del Arrabal es otro de los sitios de interés de la ciudad sobre todo por estar construida en una ladera al borde del arroyo Valdejudíos y muy cerca de allí se encuentra el Puente del arroyo que sirve de unión entre los dos núcleos de la población el casco urbano intramuros y el arrabal.

La Cartuja de Talamanca fue en el pasado el Monasterio de El Paular lugar donde los monjes mandaron a construir una granja-factoría para almacenar y elaborar productos de la zona, siendo hoy un edificio declarado como Bien de Interés Cultural siendo una propiedad privada que suele utilizarse para rodaje de películas.

Las afueras de Talamanca de Jarama tiene también un interés histórico y natural con diferentes rutas que recorrer la zona como la Ruta de la Gravera, un camino de poco más de tres kilómetros de dificultad baja que también puede hacerse en bicicleta, mientras que la Ruta de Campoalbillo comienza en la Fuente del Ventorro y llega hasta la ruinas del antiguo poblado.

Talamanca de Jarama una villa con mucha historia ideal para una escapada de fin de semana donde el visitantes podrá disfrutar de la historia, tradiciones y cultura de esta ciudad además de realizar actividades al aire libre.

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros