Alcocéber, vacaciones de playa y sol

Popular destino de playa y sol, la localidad valenciana de Alcocéber ha mantenido su encanto a través de los años gracias a que no se desarrolló tanto como lo hicieron otros lugares de la costa levantina, a pesar que ofrecer a sus visitantes un magnífica oferta de ocio y diversión.

Perteneciente a la provincia de Castellón, Alcocéber se encuentra en plena Costa del Azahar, siendo su mayor reclamo turístico sus bonitas playas, además de los grandes arenales y pequeñas calas, sin olvidar la Sierra de Irta ideal para los amantes del turismo rural.

Ya la ciudad de Alcocéber ofrece a sus visitantes numerosos atractivos y actividades sobre todo relacionadas con su historia, cultura y tradiciones que reflejan la influencia de la cultura musulmana y cristiana que en el pasado dejaron su huella en varios monumentos como el Castillo de Xivert y una de sus más famosas celebraciones como es la de Moros y Cristianos.

Varias iglesias y parroquias reflejan el estilo barroco y también el valenciano, además de casas renacentistas, museos y varias torres defensivas que han podido conservarse a pesar del paso del tiempo.


Dentro de la arquitectura civil se destacan la Casa de Cultura, de estilo renacentista y los antiguos Pozos de Agua utilizados en el pasado para abastecer a la población. Bonitos pinares y un mar de azul profundo invitan a disfrutar de largos paseos, aprovechando también los miradores que permiten obtener magníficas vistas panorámicas, además de hacer paseos en bicicleta o caminando conociendo los parajes de Roda o Cala Blanca.

Entre las playas de Alcocéber se destaca la de Las Fuentes donde existen varios manantiales de agua dulce que brotan de forma natural entre la arena, siendo una playa apta para disfrutar en familia ya que cuenta con Bandera Azul y con todos los servicios y equipamiento para pasar una jornada inolvidable de sol y mar.

En tanto que la Playa Romana, también con Bandera Azul junto con las playas Maneytes y del Moro todas ellas también con todos los servicios, mientras que para aquellos que buscan mayor tranquilidad las denominadas Tres Playas ofrecen un conjunto de tres calas pequeñas con un paisaje virgen y salvaje.

El Albaicín, la Granada musulmana

Uno de los sitios que son visita obligada en un recorrido por la ciudad de Granada es el barrio de El Albaicín, situado a una altitud de 700 metros sobre el nivel del mar, es uno de los núcleos más antiguos que representan la Granada musulmana junto con la Alhambra, el Arrabal de Bib-Arramble y el Realejo.

Su ubicación sobre una colina y frente mismo a la Alhambra lo hace aún más pintoresco, siendo además en el pasado sede de la corte de los monarca Ziries y guardando aún huellas de esa época como las murallas, la Puerta Monaita, la Puerta Elvira y el Arco de las Pesas, además de los Baños Árabes que data del siglo XI. 

Interesante por su arquitectura en El Albaicín se destaca la del Salvador, situada sobre la Mezquita Mayor de Granada, la Iglesia de San José y la de San Juan de los Reyes, que conserva dos únicos minaretes de la época nasríe.


También merece una visita la Iglesia de San Nicolás que ofrece una magnífica vista panorámica de la Alhambra y Sierra Nevada, sin olvidar hacer un recorrido por el Museo Arqueológico Provincial donde es posible admirar infinidad de piezas de las épocas fenicias y visigodas.

Una visita a la Real Cancillería para admirar un palacio renacentista con algunos elementos barrocos que se ha conservado en muy buen estado a pesar del paso del tiempo, lo mismo que la Casa de los Macarones, situado en la calle Pagés o la Casa de Yanguas, construida en el siglo XVI que muestra una mezcla de arquitectura renacentista y nazarí.

Una visita al barrio de El Albaicín, declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, permite descubrir el encanto y la historia de la ciudad de Granada, haciendo un verdadero viaje en el tiempo y descubrir las raíces moriscas, recorriendo sus calles donde los jardines típicos de la viviendas brindan el colorido adecuado

Ruta de las Villas de Benicassim, Castellón

El municipio de la Comunidad Valenciana de Benicassim, situado en la costa de Castellón no solo tiene buenas propuestas turísticas para disfrutar durante el verano sino que también las ofertas culturales e históricas representan un gran atractivo para los viajeros.

Ya a fines del siglo XIX esta localidad de la Costa del Azahar comenzó a popularizarse transformándose en uno de los sitios predilectos de la burguesía español como punto ideal para descansar durante el verano, para lo cual comenzaron a construirse pequeños palacetes decorados con bonitos jardines que los rodeaban. Con el paso del tiempo el turismo evolucionó en la zona pero a pesar de ellos las construcciones antiguas permanecieron y adquirieron un valor histórico convirtiéndose en uno de los tantos atractivos del lugar.

Así, para quienes visiten la región y deseen conocer un poco de la historia del lugar pueden realizar la Ruta de las Villas de Benicassim, existiendo dos itinerarios con recorridos interesantes que permiten conocer las más bonitas mansiones propiedad de esas burguesías que fueron pioneras en el turismo de playa.


Se trata de un recorrido que incluyen numerosas construcciones de gran belleza y muy bien conservadas como las de Villa Pilar, Villa Elisa y Villa Victoria, entre otras magníficas muestras de arquitectura de otras épocas. Hoy en día, la famosa Ruta de las Villas se divide en dos itinerarios, según la corriente artística predominante en el momento de construcción y el carácter de los residentes originarios.

Así pues, la ruta del “Infierno” debe su nombre a las escandalosas fiestas que se celebraban en las villas de esa zona, mientras que la ruta de la “Corte Celestial” se distinguía por la tranquilidad de sus calles. Ambas zonas quedan separadas por los jardines de Comín, conocidos popularmente como “el Limbo”. Una arquitectura de ensueño donde abundan los jardines evocadores y también las bonitas playas de Benicasim. 

Hoy en día, la famosa Ruta de las Villas se divide en dos itinerarios, según la corriente artística predominante en el momento de construcción y el carácter de los residentes originarios. Este recorrido era conocido en el pasado como la Ruta del “Infierno” debido a las fiestas un tanto escandalosas que se celebraban en las villas de esa zona, en tanto que la ruta de la “Corte Celestial” se distinguía precisamente por todo lo contrario ya que en sus calles la protagonista era la tranquilidad.

En Benicassim, el turista también podrá disfrutar de la naturaleza haciendo un recorrido por el Parque Natural del Desierto de las Palmas, uno de los más relevantes espacios naturales de Castellón.

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros por Publicidad Blogs