Pueblos blancos: Arcos de la Frontera y Grazalema

Cádiz tiene una interesante propuesta turística para disfrutar de la naturaleza y conocer el más típico ambiente rural y sus famosos pueblos blancos de su sierra. Se trata de un total de diecinueve pequeñas villas, todas ellas ubicadas entorno al Parque Natural de Grazalema.

Arcos de la Frontera

Considerada como la “puerta de entrada de los Pueblos Blancos” Arcos de la Frontera, ubicado a unos 40 kilómetros del aeropuerto de Jerez y a 70 de la ciudad de Cádiz, tiene un Parador de Turismo perfecto para alojarse, descubrir esta ciudad y después seguir la ruta turística por el resto de las poblaciones.

Esta ciudad destaca también por sus típicas calles empinada y estrechas con casas bajas y blancas. Ascendiendo por alguna de esas calles es posible alcanzar la cima de la peña en la que se encuentra asentada la villa y disfrutar de una imagen de la bella Sierra de Cádiz.

Puntos importantes a visitar en Arcos de la Frontera son la Basílica Menor de Santa María, la Iglesia de San Pedro o el Jardín Andalusí, mientras que un paseo por el centro de la villa permitirá al visitante descubrir las tiendas de artesanía donde comprar, cerámica y productos de alfarería.

Bares y mesones, donde degustar las mejores tapas y platos típicos de la Sierra, se encuentran en calles como Marqués de Torresoto, Maldonado o Josefa Moreno.


Grazalema

Ubicada a poco menos de cincuenta kilómetros de Arcos de la Frontera, Grazalema tiene muchos encantos por descubrir y entre ellos destaca el centro del pueblo que invita a disfrutar del paisaje que conforman las casas blancas en medio de la Sierra.

Varias casas señoriales con hermosas fachadas encantan a los turistas que visitan Grazalema y también las paradas obligadas como son sus tres miradores, uno de ellos en el aparcamiento público; el otros el de los Peñascos, que ofrece una panorámica de la propia villa y el tercero el del Tajo, desde donde es posible contemplar la Sierra de Cádiz.

Entre los monumentos a visitar en Grazalema son interesantes las iglesias de San José y San Juan, los antiguos lavaderos y el Museo de la Fábrica Artesanal de Mantas, una de las famosas artesanías de la villa hechas de pura lana.

Imposible no degustar la reposterías de Grazalema y platos típicos como las chacinas y por supuesto sus famosos quesos, una invitación para los fines de semana en los que es posible participar de la elaboración del queso que se hace en la Granja Las Hazuelas.

En una escapada de fin de semana es posible visitar dos de estos hermosos pueblos blancos de Cádiz, nos referimos a las pequeñas y pintorescas localidades de Arcos de la Frontera y Grazalema

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros