Talamanca de Jarama

Situada a menos de cincuenta kilómetros de Madrid en el Valle del Jarama la ciudad de Talamanca guarda los secretos de sus orígenes cuando se asentaron allí los romanos dando inicio a una villa por la que pasarían diferentes culturas, hasta que en 1214 pasa a formar parte de la Corona de España y a pertenecer al Arzobispado de Toledo.

A partir de ese momento la prosperidad llegó a la villa no solo por la protección eclesiástica sino también por el cobro de peaje que debía pagar quienes utilizaran el puente, hasta que en 1474 Talamanca pierde parte de su importancia y como ciudad fortaleza va perdiendo sentido para los Reyes Católicos que refuerzan el poder real.

Talamanca de Jarama fue vendida en varias oportunidades y en el siglo XVII sus dueños era los Duques de Béjar, quienes ante la deserción de la población trataron de repoblar la zona con exención del pago de impuestos a todos aquellos que construyeran sus casas en el lugar.

En la actualidad solo quedan del antiguo recinto amurallado unos cuatrocientos metros donde se encuentra la Puerta de Uceda que era la entrada principal a la villa y desde allí siguiendo el cauce del río es posible llegar hasta la fuente del pueblo, mientras que siguiendo hacia el oeste puede verse la Puerta de la Villa.


Ya en el casco urbano de Talamarca se encuentra el Ayuntamiento que funciona en un edificio antiguo del siglo XVII que funcionaban como caballerizas de los Duques de Osuna, mientras que siguiendo la ruta cultural por esta zona de la ciudad es posible ver interesantes lugares como la Casa de Cultura, en la calle Fuente del Arca y los restos visigodos del siglo VII en la contigua calle de las Huertas.

Construida en el siglo XVIII la Bodega del Arrabal es otro de los sitios de interés de la ciudad sobre todo por estar construida en una ladera al borde del arroyo Valdejudíos y muy cerca de allí se encuentra el Puente del arroyo que sirve de unión entre los dos núcleos de la población el casco urbano intramuros y el arrabal.

La Cartuja de Talamanca fue en el pasado el Monasterio de El Paular lugar donde los monjes mandaron a construir una granja-factoría para almacenar y elaborar productos de la zona, siendo hoy un edificio declarado como Bien de Interés Cultural siendo una propiedad privada que suele utilizarse para rodaje de películas.

Las afueras de Talamanca de Jarama tiene también un interés histórico y natural con diferentes rutas que recorrer la zona como la Ruta de la Gravera, un camino de poco más de tres kilómetros de dificultad baja que también puede hacerse en bicicleta, mientras que la Ruta de Campoalbillo comienza en la Fuente del Ventorro y llega hasta la ruinas del antiguo poblado.

Talamanca de Jarama una villa con mucha historia ideal para una escapada de fin de semana donde el visitantes podrá disfrutar de la historia, tradiciones y cultura de esta ciudad además de realizar actividades al aire libre.

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros