Alpedrete, en la Sierra Madrileña

La bonita localidad de Alpedrete, situado en la Hoya de Villalba, en plena Sierra noroeste madrileña, fue en el pasado una villa famosa por sus canteras de piedra cuando los romanos la llamaban Ad Petrum por ser una zona en la que abundaban el granito.

Sin embargo, fueron los árabes quienes le dieron el nombre que más se aproxima al actual cuando la bautizaron como El Pedrete, mientras que durante años tanto Madrid como Segovia estuvieron disputando estas tierras hasta 1160 cuando Alfonso VII dispuso que Alpedrete pasara a ser parte de la comunidad madrileña.

La Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles y Santiago Apóstol, más conocida como Ermita de La Lanchuela es uno de esos monumentos que merece la pena visitar y conocer, con un arquitectura que define la edificación de una sola nave con tejado a dos aguas y una torre-campanario con dos campanas.

Continuando el paseo por Alpedrete y llegando a la calle Dehesa se encuentra la Casa Palacio de Mataespesa que fuera propiedad de la Duquesa Doña María del Carmen Macías y Ramírez de Arellano es un hermoso conjunto que nace a partir de la unión de otras fincas cercanas siendo utilizada en la época como coto de caza además de la explotación de ganadería bovina y cultivos. 

Construido en el siglo XIX un hermoso palacete conocido como el Castillo de Alpedrete, donde funcionaron en el pasado hoteles como el Bellas Vistas y el Mirasol, se encuentra frente a una iglesia y a otras residencias que cumplieron distintas funciones para quienes trabajaban en la estación de ferrocarril del pueblo.


Así, la estación de tren de Mataespesa situada en la urbanización de Los Berrocales entre la calle Las Letras y el Camino de la Estación, fue construida cuando terminó la Guerra Civil en el país y muestra en la arquitectura en la que se utilizó piedra característica de la región, techos de madera y tejados de pizzara. 

Pero la de Mataespesa no es la única estación de tren ya que también existe en Alpedrete otra conocida como Estación de Los Negrales ubicada en el barrio homónimo que comenzó a formarse en los años treinta al construirse casas que hoy son utilizadas como residencias de verano o fin de semana.

En las afueras de la ciudad se encuentra la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, una construcción moderna con una sola nave con techo de madera y en su interior un altar sencillo, mientras que en la Plaza de la Villa situada en el centro del pueblo puede visitarse la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora que, según se dice podría tratarse de una antigua capilla del Palacio de los Condes de Adanero construida en 1682 cuyos restos sirvieron para edificar este nuevo templo.

Entre los monumentos que recuerdas los orígenes de Alpedrete se destaca el Monumento al Cantero, construido en 2007 por el escultor Roberto Reula, como un recuerdo al oficio de cantero que en el pasado representó el trabajo más adecuado para quienes llegaban al pueblo en busca de un empleo después de haber terminado la edificación de la famosa Catedral de Santiago.

El pintoresco pueblo de Alpredrete ofrece a los visitantes rincones y monumentos maravillosos en los que el paso del tiempo se ha detenido dejando su huella pero también la modernidad le brinda su encanto sin perder la verdadera esencia, siendo un destino turístico ideal para una escapada de fin de semana.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros