Simancas, aires de grandeza

Un puente de diecisiete arcos sobre el río Pisuerga, es la carta de presentación de la villa de Simancas con sus antiguas callejuelas estrechas y pequeñas casas que bordean el imponente castillo que a pesar del paso del tiempo se encuentra muy bien conservado y sirve como celoso guardián de los archivos de la Corona de Castilla.

Aires de grandeza de un pasado lejano, Simancas, en la provincia de Valladolid conserva también restos de las murallas que en algún momento le sirvieron de protección, mientras que el castillo sirve de archivo general del reino desde 1540.

Mucho tiempo ha pasado desde que la antigua ciudad romana de Septimancas derivó en la que hoy se conoce como la villa de Simancas, situada a pocos kilómetros de Valladolid. Ideal para una escapada de fin de semana el visitante podrá disfrutar en Simancas de su rica historia y de los monumentos que le han valido ser declarado como Conjunto Histórico-Artístico.

Un entramado urbano de calles estrechas y recortadas entre las que es posible descubrir la Iglesia del Salvador, un edificio de estilo gótico tardío con alguna influencia renacentista, construido en el siglo XVI, con un interior donde pueden admirarse retablos y piezas de orfebrería que son de destacar. 


Dentro del casco urbano de Simancas se distingue también la fachada del Ayuntamiento, de estilo neoclásico construido en el siglo XVIII o la del hospital de estilo renacentista que data del siglo XVI. Un mirador es el punto ideal para observar la increíble Ribera del Pisuerga, un horizonte que permite contemplar también la silueta de la Cordillera Central con altas cumbres como la de Peñalar.

Las fiestas se suceden en Simancas y cada última semana de mayo de realiza la “Jura de las Doncellas”, en la que se escenifica la jura en la escalinata del Archivo y invita a los asistentes a una limonada y unas tradicionales peonillas.

Ya en agosto se conmemora la fiesta del Salvador, donde se realiza el nombramiento de las siete doncellas en recuerdo de la famosa leyenda de las "sietemancas", que cuenta que en tiempos de Ramiro I el emir Abderramán II se hacía regalar cien doncellas cristianas, de las cuales siete de ellas debían de salir de Simancas.

Una de las tradiciones que mayor arraigo tiene entre los jóvenes del pueblo es la petición del ganado para las fiestas y por ello, 15 de agosto, los mozos de Simancas piden los toros paras las fiestas de septiembre, fiestas en honor de la Virgen de Arrabal, patrona de la villa. Con una gran tradición gastronómica en Simancas existen varios restaurantes especializados en la más deliciosa cocina castellana que incluye pastas típicas que se elaboran en el pueblo.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros