Alange, historia y termalismo en Badajoz

El municipio español de Alange, perteneciente a la provincia de Badajoz ofrece a los turistas un destino de vacaciones en el que confluyen la historia y el termalismo, además de un marco natural de gran belleza. 

Dominando la comarca el Castillo de Alange se encuentra en lo más alto del Cerro de la Culebra, siendo una gran fortaleza musulmana que data del siglo IX y que fuera donada por el rey Fernando III a la Orden de Santiago en 1243, pero hacia mediado de siglo fue abandonado, de allí que solo quedan hoy la torre del homenaje que puede verse desde muchos kilómetros a la redonda.

Además de las iglesias de Alange y la de Nuestra Señora de los Milagros, existen también yacimientos arqueológicos en la zona, encontrándose algunos que han sido rescatados en el Museo Arqueológico de Badajoz, mientras que la Casa de la Encomienda representa parte de la historia de la ciudad ya que fue la residencia del Comendador, conservándose hoy un gran patio, restos de las columnas, escudo y capiteles.

Pero, sin lugar a dudas el Balneario de Alange es el que mayor atractivo despierta para visitar la ciudad ya que se trata de las antiguas termas romanas reformadas en el siglo XVIII y XIX y que hoy siguen ofreciendo todo tipo de tratamientos de salud y belleza.

Estas termas constituyen el monumentos más importante de Alange conservando aún en la estación termal antigua numerosos restos arqueológicos entre ellos un par de termas restauradas y piscina circulares que según los arqueólogos creen que esta zona era utilizada como zona de recreo para quienes habitaban en la época la Ermíta augusta situada a 16 kilómetros de la ciudad.


El Balneario de Alange seduce desde siempre a quienes buscan un lugar especial donde descansar el cuerpo y también el espíritu, más allá de los romanos, también los visigodos y castellanos han dejado huellas en este balneario monumental que se caracteriza por sus propiedades minero-medicinales que han sido declaradas sus termas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Con la autorización de la Diputación Provincial de Badajoz en 1822 todo el balneario fue reformado y de allí en adelante se comenzó con la construcción definitiva sobre la laguna de las que brotan las aguas del manantial.

Ya en el siglo XX Abdón Berbén Blanco, licenciado en medicina y cirugía, compró en subasta el balneario, y el hospital haciendo una ampliación y remodelación que transformó el balneario que hoy cuenta con un gran número de habitaciones con pilas de mármol italiano, piscinas, sala de espera y un precioso parque diseñado y realizado una vez adquiridos los huertos lindantes a la propiedad.

Hasta 1985 el Balneario ha sido propiedad de los Herederos de Abdón Berbén y posteriormente pasó a ser una Sociedad Anónima cobrando un realce y fama turística gracias a la modernización de todos sus servicios pero manteniendo el encanto original de la tradición romana.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros