Pals, un pueblo medieval en la comarca del Bajo Ampurdán

El pintoresco y antiguo municipio español de Pals, en la comarca del Bajo Ampurdán, provincia de Girona encanta a sus visitantes gracias a los aires medievales que inundan el ambiente.

Situado a solo 38 kilómetors de Girona, Pals es el lugar ideal para los amantes del arte y la arquitectura, como también para aquellos que disfrutan de la naturaleza y los paisajes marinos. Las bonitas sierras de Montgrí y Begur sirven de protección a este hermoso enclave que parece detenido en el tiempo con sus aires medievales que sin embargo tienen toques de modernidad.

La arquitectura de Pals se ha mantenido casi inmutable a pesar el paso del tiempo, algo que sin embargo no ha ocurrido con su entorno natural teniendo en cuenta que en el pasado la ciudad estaba rodeada de pantanos y marismas que hoy se encuentran secos.

A poca distancia del casco histórico de Pals, existe un nuevo núcleo urbano llamado Masos de Pals, donde conviven nuevas construcciones con las masías tradicionales que datan del siglo XVI, mientras que avanzando hacia oriente es posible llegar a las playas de la zona donde las aguas del Mediterráneo invitan durante el verano a los viajeros a darse un refrescante baño.


Un recorrido por la ciudad medieval de Pals permite descubrir por sus empedradas calles las magníficas construcciones que caracterizan el recinto medieval que como todo antiguo pueblo se destaca por su muralla, protección que le servía contra los ataques de enemigos.

El  antiguo pueblo de Pals data del siglo IX a pesar que la mayor parte de su edificación pertenece a los siglos XI y XII por lo que se lo denomina como una ciudad de estilo gótico, construida en lo alto de una colina también por cuestiones de protección y seguridad.

Las casas de Pals en su mayoría regalan bonitas cubiertas de flores como decoración de sus balcones y fachadas, además de templos y joyas arquitectónicas como la Iglesia de Sant Pere, una construcción realizada totalmente en piedra utilizando las de un desaparecido castillo de la ciudad, material que también se usó para construir la Torre de las Horas que forma parte de la Torre de Homenaje de la ya desaparecida fortaleza.

La playa de Pals es otro de los atractivos del lugar, situada a las afueras del pueblo este hermoso lugar se distingue por sus cristalinas aguas en un ambiente tranquilo ideal para descansar y también practicar algunos deportes náuticos y disfrutar de un entorno de hermosas dunas y acantilados como los de la zona de Aiguablava.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros