Santa Pola, bonita villa de la costa alicantina

Una villa marinera encantadora, Santa Pola, en la provincia de Alicante se ha transformado con el paso del tiempo en un centro turístico inigualable gracias a sus amplias playas, pequeña calas y lugares de naturaleza increíble.

La ciudad de Santa Pola se encuentra en la Sierra de Santa Pola, a solo 17 kilómetros al sur de Alicante, siendo el mar uno de los protagonistas de esta villa que ha marcado historia desde la época en que los íberos construyeron un gran recinto amurallado que les permitía comercializar sus productos con los griegos, mientras que en la época de los romanos el puerto fue potenciado y se creó una factoría de salazón de pescado como también varios almacenes y hasta la Casa Romana del Palmeral.

De allí, que desde el siglo XVI el magnífico Castillo y las Torres Vigía fueron los encargados de proteger la población de Santa Pola de los ataques piratas hasta que en el siglo XVIII se establece definitivamente la población que tomaría su actual nombre.


Playas maravillosas representan uno de los atractivos de Santa Pola ya que las hay para todos los gustos y edades con servicios y comodidades diversos, que se extienden por más de 11 kilómetros en la costa donde también existen calas de fina arena y cristalinas aguas o playas perfectas para las familias gracias a su tranquilo oleaje y algunas zonas vírgenes con calas más solitarias.

En Santa Pola existen infinidad de monumentos y ruinas como la zona de la Glorieta donde se encuentra el Castillo-Fortaleza construido en el siglo XVI, hoy transformado en un centro cultural y sala de exposiciones, donde también se encuentra el Museo del Mar.

Ya en el puerto es posible visitar el acuario que reproduce gran parte de la fauna que habita la bahía de Santa Pola y finalmente la torre vigía de Tamarit, uno de los mejores puntos de observación que ofrece el Parque Natural de las Sanilas de Santa Pola.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros