Palacio Longoria de Madrid

El estilo modernista tiene en España sus representaciones más conocida en la ciudad de Barcelona a través de las obras arquitectónicas realizadas por el prestigioso Gaudí. Sin embargo, este estilo universal que se desarrolló en varios lugares de España tiene su representación más acabada en el Palacio Longoria de Madrid.

Obra del arquitecto barcelonés José Grases Riera predecesor y posteriormente compañero de Gaudí, diseñó este fantástico palacio para la familia de Longoria en 1902 siendo construido en aproximadamente un año en la calle Fernando VI, en el barrio de Chueca.

Javier Fernández Longoria vivió solo unos años en el palacio y lo vendió en 1912 a una empresa española que en 1046 volvió a enajenarlo a la Sociedad General de Autores, de la que aún sigue siendo sede. Por su marcado estilo modernista muchas personas piensan que se trata de una obra de Gaudí algo que no es así ya que fue construido con anterioridad a las obras que hicieran famoso a este arquitecto barcelonés.


José Grases Riera trabajó siempre para la alta sociedad madrileña de la que también formó parte volviéndose a través de los años y sus excelentes trabajo en un prestigioso profesional que diseñó un buen número de edificios en Madrid además de varios monumentos como el de Alfonso XII en el Retiro, el edificio de la Equitativa y el teatro Lírico, entre otros.

El Palacio de Longoria, es considerado como el mayor exponente del modernismo en Madrid, sobre todo por su importante ornamentación barroca y con cierta influencia francesa. Ubicado haciendo esquina el edificio consta de dos cuerpos rectos que se encuentran unidos en el centro utilizando un torreón con forma circular que sirve para romper las líneas rectas y brindarle una hermosa visual.

Paredes, balcones y ventanas fueron decoradas simétricamente, con esculturas y motivos vegetales mientras que la tercera planta, abuhardillada, se destaca por sus óculos ovalados con guirnaldas que imitan medallones antiguos.

Su interior posee una entrada de carruajes situada en el torreón que hace esquina y enlaza con un hall donde nace una escalera que se abre en dos brazos con barandillas de hierro forjado y bronce, con una columnata que sostiene la cúpula de vidrieras de colores.Tiene un patio-jardín en el interior con balcones y galerías, además de unas hermosas columnas con forma de palmera.

Una verdadera maravilla modernista en plena ciudad de Madrid hoy es posible solo visitarlo cuando se realiza algún espectáculo de teatro estando prohibido tomar fotografías en el interior.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros