Histórico restaurante Lhardy de Madrid

Situado en pleno centro de la ciudad de Madrid en la calle carrera de San Jerónimo nro. 8, el restaurante Lhardy es un clásico y tradicional establecimiento que forma parte de la capital española.

Abierto en 1839 por quien fuera su fundador el francés Emilio Huguenin Lhardy, es considerado hoy como uno de los primeros y más antiguos restaurante madrileños que originalmente comenzó con una oferta de pastelería y poco a poco fue incrementando sus propuestas gastronómicas.

En la actualidad la parte baja del edificio es una tienda y un restaurante con varios salones y ya han quedado atrás las épocas en que el establecimiento ofrecía un servicio de catering de alto nivel para hoteles de la zona y también para las celebraciones y eventos que celebraran en la época los integrantes de la alta sociedad madrileña.

Por este restaurante que ha sobrevivido a muchos años de historia han pasado personajes ilustres, distinguiéndose por ser un espacio acogedor y en el cual se ha labrado también una parte de la historia de Madrid, recibiendo además las mejores críticas de especialistas gastronómicos a lo largo de más de un siglo de vida. Este establecimiento también figura en varias obras literarias españolas de los siglos XIX y XX y de allí también su fama y renombre que lo transforman en un lugar casi obligado para quienes visitan la Puerta del Sol.


El restaurante Lhardy se caracterizó en su época por su excelente gastronomía sobre todo porque en la época no existían en la ciudad de Madrid muchos locales de calidad relacionados con la culinaria. Según se cuenta este restaurante se convirtió en un verdadero éxito cuando el ministro marqués de Salamanca lo eligió como lugar para la celebración del bautismo de su hijo.

De allí en más grandes personajes de la España del siglo XIX fueron ilustres comensales que pasaron por sus salones tanto para degustar sus platos como para conspirar y también pasar un momento agradable. También se dice que una de las asiduas asistentes fue la reina Isabel II, quien aprovechando un reservado se reunía con sus amantes.

Hoy el Lhardy es un excelente restaurante pero también es una gran tienda en la que vende productos diversos, desde pasteles hasta embutidos.

Aún hoy se encuentra en el local a la vista del público el famoso samovar de plata, con el que su fundador preparaba el caldo de carne una de sus más afamadas recetas.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros