Real Jardín Botánico de Madrid

La mayor parte de las grandes capital del mundo poseen un jardín botánico como un espacio para relajarse y estar en contacto con la naturaleza sin necesidad de realizar grandes traslados. Así como en varias ciudades españolas, Madrid tiene el Real Jardín Botánico que presenta un itinerario interesante para recorrer este peculiar rincón verde en pleno centro de la ciudad. 

Este Jardín Botánico nació a mediados del siglo XVIII, con especies que llegaron del nuevo mundo recién descubierto y cuyas culturas basaban en gran medida su medicina rudimentaria en plantas que tenían propiedades curativas. 

En el año 1755 Fernando VI ordenó la creación de un jardín botánico en la Huerta de Migas Calientes, a orillas del río Manzanares, el mismo llegó a tener más de dos mil especies diferentes de plantas y durante poco menos de veinte años el centro pudo recopilar magníficas especies y colecciones de todas partes del mundo, transformándose en uno de los sitios más renombrados como centro botánico de Europa. 

A pesar del éxito el clima del lugar hizo que a través del tiempo muchas especies desaparecieran, además de ser un sitio muy alejado del centro de la ciudad y por ello en 1774 este primer jardín se traslada a su emplazamiento actual en el paseo del Prado. 

Durante el siglo XVIII, el Real Jardín Botánico promovió varias expediciones, como la del Orinoco y la del del Virreinato del Perú, aportando una gran variedad y cantidad de colecciones de plantas nuevas y catalogar especies exóticas como las desconocidas en tierras venezolanas. 

El paseo por el Real Jardín Botánico de Madrid comienza visitando el Invernadero de Graells Un espacio especialmente diseñado que revive el entorno natural de la selva con exuberante plantas tropicales entre las que se destacan las orquídeas y bromelias situadas en estanque de pequeñas dimensiones y co-habitando con plantas acuáticas diversas. 

También posee un invernadero con climas tropical, desértico y templado, además de un espacio especialmente dedicado a los bonsais con una colección originada a partir de especies autóctonas y que pertenece al ex-presidente de Gobierno Felipe Gonzalez, en la que pueden verse desde tejos hasta encinas y pinos. 


El recorrido llega a un sector donde habitan los 18 árboles más destacados que posee este jardín botánico y que nacieron de semillas que llegaron a España en las expediciones realizadas entre los siglos XVIII y XIX como un ciprés que cuenta ya con 240 años, el más viejo del recinto y un olmo del Cáucaso, especie que llega a Europa en el siglo XVIII, con una altura de 40 metros siendo el más alto del lugar. 

También es posible admirar una gran variedad de plantas exóticas con especies que fueron traídas especialmente desde distintos países de Sudamérica.

Un verdadero paraíso para los sentidos sobre todo por encontrarse situado dentro de una gran ciudad como es Madrid, el Jardín está abierto al público todos los días del año con excepción de Navidad y Año Nuevo a partir de las diez de la mañana y el cierre difiere dependiendo de la época del año.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros