Burgui, fiesta del almadiero

La pequeña localidad de Burgui en Navarra fue en el pasado un punto estratégico de paso obligado hacia el sur de la región, época de la que aún se conserva un imponente puente medieval sobre el río Esca. 

Esta localidad también cumplió un papel de importancia en la época de auge de la explotación maderera de los bosques del Valle de Roncal y de esos años han quedado preservadas varias tradiciones que revelan los oficios desaparecidos como consecuencia de los adelantos tecnológicos, pero que aún se rememoran con una nevera medieval o una carbonera. 

Esta pequeña villa de poco más de doscientos habitantes ha puesto gran esmero en rescatar las denominadas “almadías” que representaron toda su vida hasta comienzos del siglo XX.

El Museo del Almadiero ofrece a los visitantes un pintoresco e interesante paseo por la historia de la explotación forestal que tenía en la época al río Esca como protagonista, gracias a su caudal que forma la foz de Burgui, con valores naturales importantes por los que ha sido declarada como Reserva Natural

Durante siglos la explotación forestal y el aprovechamiento al máximo de los bosques de esta zona fueron la fuente de ingresos principal de esta y otras villas de la región, siendo sus río parte importante de la labor para trasladar la madera hasta llegar al Ebro donde las corrientes se vuelven más tranquilas y de allí realizar la comercialización del producto. 

Toda la madera se transportaba formando las denominadas “almadías” representadas por balsas rústicas con remos en cada extremo que realizaban un peligroso viaje por el cause del río. 

Recordando esta tarea tan importante en el pasado los pobladores de Burgui realizan cada año en honor a los almadieros una fiesta denominada como el Día de la Almadía, declarada en 2005 como Fiesta de Interés Turístico Nacional. 


Cada año a fines de abril o comienzos de mayo las tradicionales embarcaciones surcan nuevamente las aguas del río Esca y realizan un recorrido hasta llegar al antiguo puente medieval de Burgui. 

Cientos de turistas llegan a la villa para presenciar un espectacular acontecimiento que se complementa con espectáculos de música y danza, una feria de artesanías, exposiciones y por supuesto la gastronomía más tradicional y popular de la zona, entregándose a diferentes personalidades de Navarra el premio "La Almadía de Oro". 

Calles empedradas y antiguas casonas forman parte de la pintoresca Villa de Burgui que ofrece a sus visitantes talleres demostrativos que recrean los oficios más antiguos desde carboneros, canteros, caleros, y neveros en un bonito recorrido de unos cuatro kilómetros que muestran cómo era la vida cotidiana de los pobladores de esta población.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros