Teatro Real de Madrid

Inaugurado en 1850 el Teatro Real se levanta majestuoso en la Plaza Oriente como un verdadero santuario de la ópera en la ciudad de Madrid

Escenario lírico, sede de las cortes y hasta salón de baile a lo largo de un siglo y medio de vida el Teatro Real ha recuperado hoy el papel de importancia que en el pasado quiso concederle la reina Isabel II, un teatro que estuviese a la altura de la capital española. 

Su construcción comenzó en 1818, época en que la obra estuvo a cargo del arquitecto Mayor, Antonio López Aguado, pero por diversas circunstancias su construcción fue paralizada en varios momentos prolongándose así durante muchos años su edificación hasta quedar concluida en 1850. 

Durante su larga vida este teatro fue también utilizado como depósito de pólvora, Congreso de los Diputados y hasta un improvisado cuartel durante la Guerra Civil, hasta que el 7 de mayo de 1850 y a través de un Real Decreto se estableció un plazo de seis meses para finalizar su construcción, con la intención de inaugurarlo el mismo día en que la reina Isabel II celebrara su cumpleaños. 

Se invirtieron en su construcción unos 42 millones de reales y por fin el 19 de noviembre de 1850, el teatro abrió oficialmente sus puertas, con la presencia de los más representativos personajes de la sociedad madrileña de la época. 


Desde 1868 y tras el exilio de Isabel II, el teatro cambió su nombre por el de Teatro Nacional de la Ópera, recuperando la categoría de Real recién con la vuelta de la monarquía en la figura de Alfonso XII. 

El estilo arquitectónico del Teatro Real sufrió desde su inauguración una gran cantidad de reformas dejando un poco en el olvido su proyecto original siendo una edificación hexagonal, con dos fachadas, la principal de forma circular domina la plaza de Oriente y la segunda, de menor envergadura, preside la plaza de Isabel II. 

A partir 1997, el Teatro Real abrió nuevamente sus puertas como teatro exclusivamente destinado a la ópera con una nueva cubierta que solucionó problemas acústicos, además de ampliar el espacio utilizado para salas de ensayo y una caja escénica con mil cuatrocientos setenta y dos metros cuadrado que permite complejos cambios de decorado gracias a sus dieciocho plataformas articuladas. 

Su aforo oscila entre 1748 y 1854 localidades en función de las necesidades del montaje, además de 28 palcos en las diferentes plantas, ocho proscenios y el Palco Real de doble altura. La característica principal es el hecho que la planta dedicada exclusivamente al público es ‘La Rotonda’, que rodea por completo el edificio, donde se encuentran cuatro grandes salones decorados en diferentes tonalidades y con elementos de Patrimonio Nacional y del Museo del Prado

El Teatro Real permite al público realizar visitas y conocer su interior y su historia durante todos los días de la semana con una duración en torno a una hora con guías pertenecientes a la Asociación de Amigos de la Ópera de Madrid.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros