Villa Romana de Veranes

Situada en Gijón la Villa Romana de Veranes es un sitio que se ha abiertos al público hace pocos años, para ser más precisos durante 2007, formando así parte de los Museos Arqueológicos de Gijón conjuntamente con el famoso museo de las Termas Romanas de Campo Valdéz, además del Parque Arqueológico-Natural de la Campa Torres y el Centro de Interpretación de la Torre del Reloj. 

La información sobre los orígenes de Veranes son muy pocas, pero el interés más importante por este yacimiento se ubica a comienzos del siglo XX gracias a la labor desarrollada por el párroco de Cenero, Manuel Valdés Gutiérrez y después de varios estudios realizados por expertos arqueólogos la importancia de la etapa romana de Veranees fue puesta de manifiesto durante la década de los años ochenta. Posteriormente, se inician trabajos arqueológicos a comienzos de 1997 a través de un nuevo proyecto impulsado por el Ayuntamiento de Gijón. 

La villa romana se caracterizaba por ser una explotación de tipo agropecuaria con dos zonas bien delimitadas la residencial donde vivía el señor de la villa y la rústica que eran los espacios dedicados a la explotación de la tierra. 

Los restos arqueológicos que pueden hoy visitarse en Veranes pertenecen a la zona residencial tipo villa construida Bajo Imperio en el siglo IV d. C., sobre las ruinas de un asentamiento denominado como “altoimperial”, donde puede apreciarse una gran casa señorial, perteneciente a un notable propietario y que ha sufrido tres fases de reforma y ampliación alo largo del siglo IV d. C. una mansión que continuó siendo utilizada hasta el siglo V d. C. 


Se trata de un conjunto organizado en cuatro terrazas excavadas en la ladera y que se extienden por aproximadamente una hectárea conformando una villa de tipo lineal con galería de bloque compuesto y con una entrada principal en el lado oeste, con un área de servicios a la izquierda y a la derecha la entrada al resto de las dependencias. 

También existe una larga galería cubierta que dirige a los sectores dedicados a la política y la vida social de la villa, al sur se encuentra una sala de estar y un gran comedor , además de los baños o termas que ocupan el frente meridional de la villa. 

En la zona norte de la villa se destacan la habitación del señor y un espacio rectangular que antecede a un lugar de ceremonial donde el señor de la villa recibía a la clientela y a las embajadas públicas o privadas. 

Al museo de la villa romana de Veranes se accede a través de un importante edificio de recepción, una obra realizada por el arquitecto Manuel García, ingresando así a los restos de la villa, donde se encuentra un vestíbulo, una sala de audiovisuales, una sala de exposiciones y también un conjunto de variados espacios de servicio para todo el complejo. 

El recorrido que realizan los visitantes se apoya con una video-guía de uso individual, disponible en la recepción del museo y quue recrea los muros y dependencias originales del lugar brindando una visión mucho más completa del antiguo edificio de la villa de Veranes. 

 La villa Romana de Veranes puede visitarse durante el invierno a partir del 16 de septiembre a 15 de junio, martes a domingos y festivos de 10.00 a 15.00 horas. Durante el verano del 16 de junio al 15 de septiembre, de martes a domingos y festivos de 10.00 a 17.00 horas, de martes a domingo.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros