Museo Lázaro Galiano, Historia del arte europeo

Tras su muerte Lázaro Galdiano dejó como legado al Estado español una excepcional colección de arte europeo, que hoy es posible admirar en el museo que lleva su nombre. 

De origen navarro, Lázaro Galdiano nacido en 1862 además de estudiar derecho se desempeñó como crítico de arte trabajando también para el periódico de Barcelona La Vanguardia, trasladándose a la capital española a fines de 1888 fundando su propia editorial y comenzando también su extensa colección artística. 

El Museo Lázaro Galdiano posee obras de artistas de renombre como Goya, Velázquez, El Bosco y El Greco entre otros maestros que fueron fundamentales en el arte europeo. Galdiano se casó en 1903 con una acomodada dama argentina que lo secundó en su afán por coleccionar obras de arte y en la construcción del Palacio Florido, situado en la Calle Serrano en Madrid que sería su residencia y con el tiempo el lugar donde se exhibiría su colección de arte. 

Con el comienzo de la Guerra Civil, Lázaro Galdiano se trasladó a París y posteriormente a Nueva York lugares que le permitieron seguir su colección privada que merece la admiración del público que visita el museo. 

 En la planta baja del palacio el público puede conocer un poco de la vida de Galdiano y como comenzó a dar forma a su colección existiendo en esta sala que tanto producciones españolas como de otros lugares de Europa. En la sala central del museo es posible admirar obras como la Espada del Conde de Tendilla (1486), de Giacomo Magnolino o el retrato realizado por Alonso Sánchez Coello de Doña Ana de Austria, hacia 1571. 

 En la cámara del tesoro, el visitante descubre un espacio en el que se dan cita diversidad de metales preciosos y gemas montadas en piezas de joyería de exquisita belleza, además de oro hallado en excavaciones visigodas hasta hermosas joyas creadas durante el siglo XIX.

Ya en la planta primera se expone una selección de una gran variedad de piezas españolas a través de un recorrido atravesando varias de las estancias de la zona del palacio y comenzando por el que fuera el salón de honor, donde es posible apreciar el techo obra de Eugenio Lucas Villamil. 

 La estancia que lleva por nombre San Diego de Alcalá. Zurbarán alberga obras del siglo XV, tales como la Virgen de Mosén Esperandeu, de Blasco de Grañén y la obra del Maestro del Parral, San Jerónimo en el Scriptorium. 


Una sala de música, exhibe tablas del siglo XVI como demostración de la época de transición del arte hacia nuevos modelos de renacimiento con una gran influencia italiana y también flamenca. 

Otra de las salas muestra las damas ataviadas con sus mejores vestidos, luciendo elegantes joyas representando la imagen femenina de los siglos XVI y XVII, agrupándose aquí varios retratos como el de Catalina Micaela, duquesa de Saboya y en el salón de baile del palacio exhibe varias obras de Miguel Jacinto Meléndez, además de otras de Luís Paret. 

Galdiano sentía una especial admiración por la obra de Goya y por ello en su colección existen varios trabajos de este artista como La magdalena penitente, El conjuro o Las brujas o El aquelarre. 

En el segundo piso del palacio, pueden verse obras de arte europeo destacándose los trabajos de la escuela de arte italiana de los siglos XIV al XVIII y en la sala contigua existe un gabinete de miniaturas con pequeños retratos que dan forma a una de las colecciones europeas más completas en ese estilo. 

El museo también alberga obras de la escuela alemana de los siglos XV al XVIII y la holandesa entre los siglos XVI y XVII, además de la escuela inglesa del XVII al XIX. Un recorrido vasto y variado del arte europeo a través de una colección maravillosa que hará las delicias de los aficionados al turismo cultural.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros