Navío Santísima Trinidad

Perteneciente a la Armada Española el navío Santísima Trinidad fue famoso en el pasado por tratarse del buque más grande construido en 1769.

Un magnífico exponente de la época, fue la única embarcación que luego de sufrir una reforma llegó a exhibir cuatro puentes que albergaban nada más y nada menos que 140 cañones. Este gran coloso era conocido popularmente como el Escorial de los Mares, sin embargo los detalles que lo hicieron temible y famoso también serían el lastre que lo tornaría lento y muy poco maniobrable.

Diseñado por Mateo Mullan y construido utilizando las instalaciones de los astilleros de La Habana, se utilizaron en su fabricación la más nobles maderas como la caoba y una vez concluido fue botado al mar en 1769, pasando a engrandecer la flota de la Armada de España como un plan específico de gobierno con iniciativa del Ministro Ensenada.

Durante su construcción se realizaron ciertas pruebas que hicieron necesario algunos ajustes para lograr añadir el cuarto puente y aumentar unos metros la eslora quedando concluido un barco con un peso de 4902 toneladas.

El Santísima Trinidad fue parte de varias batallas, entre las más importantes el asedio de Gibraltar, San Vicente y Trafalgar donde fue atacado por varios navíos ingleses y donde murieron doscientas personas entre marineros y soldados, antes de rendirse.

Mientras era remolcado hacia Gibraltar por dos fragatas inglesas un temporal se desató en la zona y hundió el navío junto con los heridos que se encontraban en las bodegas.



Este hecho ocurrido el 24 de octubre de 1805, fue un duro golpe para las fuerzas españolas y a pesar que algunos cañones fueron rescatados la nave sigue hasta hoy en el fondo del mar.  

Durante el siglo XX el proyecto de realizar una réplica del Santísima Trinidad fue hecho realidad, llevando tres años de arduo trabajo.  

A pesar de haberse utilizado un antiguo barco mercante pudo adaptarse a la perfección para lograr una réplica del original que cuenta con los mástiles, el espejo de popa, la arboladura y el beque de proa, un trabajo que concluyó en 2006.

En la actualidad es posible visitar esta magnífica réplica en el Puerto de la ciudad de Málaga, que alberga en su interior una gran galería de antigüedades donde se exhiben, mapas, armas de la época, mobiliario e instrumentos de navegación.

Quienes lo visiten podrán también disfrutar de un restaurante, una sala de fiestas y un local de copas, incluyéndose en el coste de la entrada una consumición.  

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros