Basílica de San Francisco el Grande

Ubicado en el barrio de la Latina en Madrid, la histórica Basílica de San Francisco el Grande, rinde un homenaje a su primer fundados San Francisco de Asís.

Su aspecto exterior austero no se condice con la belleza que alberga en su interior formada por bellas esculturas, obras de renombrados artistas como Goya.

La historia cuenta que cuando la ciudad de Madrid era aun una pequeña villa llegó hasta el lugar San Francisco de Asís y levantó una humilde ermita dedicada a Santa María, iniciándose así la llegada de sus discípulos pertenecientes a su orden y la población madrileña logró levantar un convento a través de las limosnas.

Edificación que se mantuvo hasta comienzos del siglo XVII. Ya a finales del siglo XIV se levantó una nueva iglesia bajo el nombre de Jesús y María que luego sería popularmente conocida como la iglesia de San Francisco, ganando mayor importancia cuando la Corte se trasladó a Madrid en el siglo XVI, convirtiéndose con el tiempo en uno de los templos más célebres de la capital.


Durante el siglo XVIII, la vieja iglesia es derribada y se construye en el mismo predio una basílica más amplia y con mayor ornamentación, un proyecto de Francisco Cabezas quien se encargaría de la edificación del templo.

La Basílica de San Francisco el Grande es de planta rectangular y posee una gran estancia circular, con laterales donde se encuentran seis capillas menores, encontrándose en la capilla central el altar mayor y detrás de él otras dependencias como la sacristía y el museo de la basílica que alberga valiosas pinturas de grandes maestros de diversas épocas. 

El exterior de la basílica austero presenta una fachada principal de estilo neoclásico, obra de Francisco Sabatini, además de una triple arcada sobre la que se levantan grandes ventanales escoltados por dos torres que ocultan la magnífica cúpula, una de las más grandes de Europa, con un diámetro de 33 metros, ocupa hoy el tercer puesto de los domos cristianos más importantes del continente.

La capilla mayor presenta una suntuosa decoración con pinturas murales de artistas como Manuel Domínguez y Alejandro Ferrant en los que es posible ver representada la vida de San Francisco de Asís, temática semejante a la que fue empleada para la decoración del coro, una obra de los maestros Carlos Luís de Ribera y Fieve y Casto Plasencia.

Las capillas laterales resaltan su belleza con colores exquisitos y pinturas como Inmaculada Concepción de Mariano Salvador Maella y La predicación de San Bernardino de Siena ante Alfonso V de Aragón, de Francisco de Goya.

Asimismo, la Basílica de San Francisco el Grande alberga una colección compuesta de cincuenta lienzos de temática cristiana, en su mayoría realizados entre los siglos XVIII y XIX y pintados por artistas de renombre.  

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros