Iglesia de San Antón en Bilbao

En tiempos del reinado de Alfonso XI de Castilla y muy cerca del puente de piedra que señala la entrada a la ciudad de Bilbao, existía un alcázar que fue demolido y en su lugar por decreto se ordenó la construcción de una iglesia. 

Cumpliendo las órdenes del monarca se edificó allí la Iglesia de San Antón, patrón de los agricultores teniendo en cuenta que eran ellos quienes más utilizaban el puente de piedra para acceder a la ciudad y vender sus productos. 

 En 1433 quedó culminada la obra naciendo así la Iglesia de San Antón caracterizada sobre todo por la mezcla de estilos debido a las ampliaciones y construcciones nuevas que fueron realizándose a través del tiempo. 

Así, su estilo gótico original en la nave, la sacristía y el coro se entremezcla con el renacentista que puede verse en el pórtico, una obra de Juan de Garita, además del estilo plateresco del retablo realizado por Guiot de Beaugrant.

Por su parte, el campanario se distingue por un estilo barroco creación de Juan de Iturburu y el neogótico fue el elegido para la construcción de otra sacristía, los despachos parroquiales y el pórtico auxiliar, siendo obra de de Enrique de Epalza, a comienzos del siglo XX. 

El templo es un conjunto de planta rectangular donde se destacan tres naves divididas a su vez en cuatro tramos cada una de ellas, careciendo de cúpula. 


Entre las capillas la más antigua es la de San Roque siendo la de los Leguizamón la de mayor tamaño y se distinguía por tener un acceso directo desde su mansión familiar. 

La capilla de la Piedad era utilizada para que pasaran su última noche los condenados a muerte y la de los Elespuru comunicaba directamente con el Archivo del Ayuntamiento de la ciudad

Esta antigua iglesia fue mudo testigo de variados acontecimientos históricos la mayoría violentos como las disputas del Estanco de Sal ocurridos durante el año 1634 cuyos protagonistas fueron fusilados utilizando los muros de la iglesia como un improvisado paredón, además de la Matxinada ocurrida en 1718 cuando la población se alzó en armas contra los representantes de la Corona. 

Luego vendría la conquista de Bilbao por las tropas de Napoleón y en 1983 una gran inundación causó estragos en su interior. En la actualidad la Iglesia de San Antón ya ha sido restaurada y también fue declarada como Monumento Histórico Artístico Nacional.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros