El Barco de Ávila


A solo unas horas de viaje de la capital española y en las cercanías de la Sierra de Gredos se encuentra la localidad de El Barco de Ávila, un sitio maravilloso donde se unen la belleza del entorno natural con magníficos monumentos y una gastronomía excelente. 

El Barco de Ávila ofrece al visitante una gran variedad de atractivos y una magnífica infraestructura turística donde se destacan restaurantes y hoteles con encanto que permiten disfrutar a los viajeros de una estadía inolvidable. 

La historia de esta antigua ciudad se remonta a la época en que los romanos tendieron un puente para unir la zona del Castro con la calzada que en la época llegaba al norte y en dirección hacia Extremadura. 

Con el pasar de los años el Castro se transformó en el Castillo de Valdecorneja, que fuera residencia del Gran duque Fernando Álvarez de Toledo y alrededor de la fortaleza comenzó a crecer la población. La cultura de esta población se vio influenciada y también beneficiada por los aportes de los árabes, que mejoraron sus formas de cultivo con la construcción de pozos de agua dulce y también de los judíos que desarrollaron varios oficios. 

Todos estos acontecimientos hicieron que la población creciera y progresara, siendo en la actualidad un lugar con mucho encanto y propuestas de ocio y descanso para quienes buscan un lugar diferente donde pasar sus vacaciones o como destino de una escapada de fin de semana. El puente románico aún existe, a pesar que no es el original sino una reconstrucción hecha durante el siglo XII y posible obtener desde aquí magnificas vistas de los alrededores de la localidad.


Al entrar a la ciudad de El Barco de Ávila, la primera imagen que se presenta es la de su magnífico castillo, situado en el punto más alto del valle domina desde allí el río y el puente. De planta cuadrada el castillo fue construido en el siglo XII y reconstruido durante el siglo XIV, existiendo en su interior originalmente un patio de armas y una galería de arcadas, pero durante la reconstrucción se transformó el patio de armas en un patio de honor, siendo restaurado el lugar varias veces pero siempre respetando su estilo original y es utilizado hoy para la realización de actos culturales de la ciudad. 

El edificio que en la actualidad alberga el Aula Mentor, la Biblioteca Municipal, el Consejo Regulador de la Denominación Específica de la Judía del Barco, fue en el pasado la cárcel de la ciudad, un edificio de estructura sólida donde se destaca su gran escalera de piedra, las rejas y su alta portada además de los dos balcones de la entrada. 

La Ermita del Cristo es visita obligada para quienes llegan a El Barco de Ávila, que según cuenta la tradición esta ermita fue construida durante el siglo XIII cuando una gran crecida del río arrastró un Cristo de madera de tamaño natural y lo llevó hasta el puente. 

Al encontrarlo los habitantes de la ciudad lo llevaron en procesión nuevamente a la Iglesia Parroquial pero misteriosamente al día siguiente el Cristo se encontraba nuevamente en el lugar hasta donde el agua lo había llevado quedando así convencidos los vecino que era el deseo de esta imagen permanecer a la entrada del Puente y por ello allí construyeron la ermita que en un principio era conocida como “del Humilladero”. 

Transcurrieron varios siglo y fue reconstruida durante 1672 pero al hacer los cimientos una corriente de agua surgió naturalmente y fue recogida en una fuente de 3 caños, y desde entonces se llamó popularmente a la fuente y al Cristo del Caño.

Un maravilloso ejemplo del estilo gótico abulense está representado por la iglesia de La Asunción de la Virgen de El Barco de Ávila, edificada a principios del siglo XIV. 

Por último y luego de recorrer la ciudad nada mejor que disfrutar de una buena comida que refleje la mejor culinaria de la región y para ello existen variados restaurantes y bares que harán conocer al turista esta excelente gastronomía.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros