Paseo por la Rúa do Vilar


Santiago de Compostela es un maravilloso destino turístico tanto por su sentido religioso como por sus maravillosos monumentos entre los más importantes su célebre catedral.

Pasear por sus empedradas calles que aún conservan su sabor añejo entre ellas una muy especial como la Rúa do Vilar.

A pesar que el origen del nombre de esta antigua calle está discutido muchos coinciden es que se trata de un fundamento geográfico.

Algunos historiadores dicen que se debe la aldea o vilar primitivo que se encontraba allí antes que se construyera la ciudad y otros lo fundamentan como que se refiere al Vallis Milvorum (valle de los milanos) donde se encontraba la anterior ciudad, transformándose con el tiempo en una calle pintoresca y bonita para recorrer.

En el pasado existían aquí negocios tradicionales algunos de los cuales han logrado sobrevivir en el tiempo y sobrellevar las diferentes modas, como las librerías centenarias, algunas pastelerías, joyerías y hasta una sombrerería.

Por otra parte el hecho que la calle tenía soportales era de gran utilidad en un sitio como este donde abundan las lluvias durante todo el año, como en la mayor parte de Galicia.

Sin embargo, muchos de los proyectos de construcciones fueron suprimidos en 1780 por orden del que era entonces el arquitecto municipal Miguel Ferro Caaveiro. De todas formas no todo se perdió y los proyectos construidos del lado oeste donde dan los números pares aún se conservan en la actualidad.

La Rúa do Vila, posee además bonitas casas que además resultan de interés histórico y arquitectónico. Aquí pueden verse por ejemplo, obras de estilo barroco como el inmueble que funciona como Oficina de Acogida al Peregrino y también el célebre Palacio de Monroy.

Aquí también está ubicado el Casino Ateneo de Caballeros y la Oficina de Truismo, siendo interesante hacer una recorrida también por el Pazo Baamonde y el Callejón de Entrerrúas, que es el encargado de unir la Rúa Nova para salir a la Plaza del Torral, donde se encuentra el Palacio de los marqueses Bendaña, que alberga hoy el Museo Fundación Eugenio Granell.

En relación a los soportales que aún se conservaron todos ellos tienen valiosos elementos decorativos como capiteles de estilo románico tardía y con un curioso motivo mitológico que representa una sirena con cabeza de ave montada por un ser humano.

Mezcla de historias y tradiciones sumadas a la religión hacer de esta rúa como de toda la ciudad un lugar interesante para recorrer y disfrutar de sus innumerables bellezas.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros