Costa de la Muerte, Galicia


Un destino plagado de bellos paisajes pero también de antiguas y trágicas leyendas la Costa de la Muerte, en la región costera de Galicia, representa todo un desafío para quienes practican turismo rural y de aventura. Se trata de una costa muy accidentada con un mar bravío e inclemente que hace escuchar su rugir al golpear contra las rocas. 

Es el sitio elegido por muchos turistas para realizar una ruta con atractivos paisajes que los acompañan durante todo el trayecto desde su partida, con la intención de emprender un viaje y entender un poco más de la historia que rodea la región de piedras en sus costas que se traducen en una serie de símbolos pre-religiosos a los que se suman vestigios de antiguas culturas plasmados en rastros de pinturas y figuras esculpidas en las piedras.

Cientos de historias rodean el pasado de esta población como también un gran número de accidentes y desgraciados naufragios producidos en todas las épocas en esta zona llamada originalmente como Finisterre (fin del mundo). Un lugar perfecto para la práctica de senderismo y otros deportes extremos como también de excursiones que llevarán a los visitantes por un recorrido de agreste parajes. 

Desde el Cabo de San Adrián hasta llegar al Faro de Finisterre, trayecto a través del cual se extiende de la tristemente célebre Costa Maldita, que ha sido una leyenda durante siglos. 

En primer lugar fueron los vikingos que a bordo de sus naves sembraban el terror en las población a las que atacaban y robaban sumándose a esto la climatología que fue siempre causa de accidentes y también el misticismo, con brujerías y supersticiones colmaron toda esta tierra. 

La conocida como la Costa de la Muerte es una de las más insólitas y peculiares regiones de Galicia y puede hacerse por ejemplo la ruta de Malpica, donde comienza la Costa de la Muerte, un pueblo de pescadores cuyos pobladores se han acostumbrado a los naufragios de las pequeñas embarcaciones pero también han desparecido grandes navíos. 

Aquí pueden hacerse rutas a pie y también en bicicleta. También existen rutas para realizar se encuentran en el poblado de Corme, Laxe con sus playas y miradores de aves y para quienes además gusten de la historia pueden realizar la ruta que recorre numerosos dólmenes como el de Pedra Cuberta, Pedra, Moura y Pedra da Lebre,  además de visitar el Castillo de Vimianzo.

La ruta de los Molinos es especialmente recomendable ya que transcurre a orillas del Río Grande entre viejos molinos de granito, merenderos y refugios de pescadores.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros