Baños árabes de Palma de Mallorca


Para los amantes del turismo cultural e histórico Palma de Mallorca ofrece diversidad de lugares que se destacan no solo por su pasado sino por su belleza que han podido conservar hasta hoy.

No resulta tan sencillo encontrarlos, los baños árabes de Palma de Mallorca se encuentran un poco escondidos entre un laberinto de calles estrechas en la zona de la Portella. Se trata de los restos más antiguos de la época en que los musulmanes ocuparon Mallorca.

Es necesario entonces llegar hasta los jardines de la mansión Can Fontirroig, ubicada en la calle Serra. Allí es posible admirar las termas pertenecientes al siglo XI que formaban parte del palacio de algún notable de la época. Los historiadores piensan que en el lugar existían en la antigüedad unas veinte viviendas más, sobre todo porque Palma de Mallorca fue fundada en realidad por los islamitas que realizaron sus construcciones sobre las ruinas romanas que allí existían.

Estos baños árabes son de los pocos restos que aún quedan de la época ya que casi dos siglos después todos fueron destruidos por los conquistadores cristianos que optaron por demolerlos.

Recién en 1960 se tomó conciencia del legado histórico de este lugar y fue restaurado. Hoy, por una puerta muy estrecha es posible acceder a un jardín al aire libre adornado con palmeras y cactus y adosados a la antigua casa se encuentran los baños árabes a los cuales se llega a un vestuario y luego a un angosto pasillo donde están las primeras áreas que posee el complejo.

También puede visitarse el tepidariu y la denominada sala templada, para pasar luego al caldarium y el hammán que no es otra cosa que la famosa sala caliente.

Se trata de una estancia de formato cuadrado donde se distingue una magnífica cúpula de media naranja totalmente construida en ladrillo y además agujereada por claraboyas que a su vez son sustentadas por pilares y capiteles, formando arcos de herradura.

Una tenue luz penetra en el recinto que servía como lugar adecuado para relajarse con la vista perfecta hacia un jardín interior.

En cuanto al suelo del hammán fue construido con una doble capa de mármol que además posee un hueco en el centro para permitir que circulara el agua caliente y al echar agua sobre esa superficie era producido el vapor, pasando luego a la última estancia que era la sala del agua fría llamada frigidarium, pero que lamentablemente no pudo reconstruirse.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros