Carmona, belleza e historia


A solo 30 kilómetros de la ciudad de Sevilla una visita a Carmona se transforma en todo un paseo por el pasado a través de sus monumentos y tradiciones.

Ubicada en una fértil zona fue en la antigüedad un punto estratégico ya que por la ciudad pasaba la Vía Augusta, conocida como el Arrecife en la Edad Media y de la que aún quedan algunos restos y un puente.

La estructura urbanística presenta en la actualidad el primitivo plano urbanístico romano, que fuera la época más brillante de la historia de esta ciudad, con huellas de ese pasado que pueden aún verse hoy representado por las dos puertas principales las de Sevilla y de Córdoba que servían de acceso al recinto amurallado.

Carmona fue una ciudad que a pesar de los cambios preservó su importancia durante la época musulmana y tuvo una participación importante mucho tiempo después en la guerra de Granada y para 1630 Felipe IV le otorgó el título de ciudad.

Un rico patrimonio histórico sumado al buen estado de conservación de sus monumentos y edificios la llevó a ser nombrada como Conjunto Histórico en el año 1963, siendo también declarada como Zona Arqueológica por su museo y la necrópolis romana con la que cuenta, además de 561 yacimientos arqueológicos.

Todas estas características la han hecho un itinerario turístico interesante sobre todo debido a sus monumentos y construcciones tanto de orden civil, militar como religioso.

Además de un visita a la antigua necrópolis romana, el anfiteatro es visita obligada al recorrer la ciudad un paseo por el Jardín de los Naranjos, un área donde la arquitectura religiosa cristiana se ensambla a la perfección con la civil mudéjar.

Dentro del conjunto arquitectónico de la plaza de San Fernando es posible conocer diversos edificios del siglo XVI, como el antiguo Ayuntamiento, el Convento de Santa Clara, la iglesia de San Felipe, la de San Pedro y el Convento de las Descalzas.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros