Visita al Museo de Juegos Tradicionales en Campo


Con una ubicación privilegiada la localidad de Campo a orillas del río Esera, tiene la ventaja de encontrarse en un hermoso valle y rodeada por las magnífica cimas de Turbón y Cotiella, zona central de la Ribagorza.

Un zona perfecta para desarrollar todo tipo de deportes al aire libre desde pesca, hasta senderismo, escalada y parapente, con el agregado de posee un patrimonio histórico importante con variadas muestras de arquitectura románica.

Campo es además una ciudad que conserva sus costumbres y tradiciones que pueden verse reflejadas en las artesanías talladas en madera y tejidos de gran belleza y ha volcado sus expectativas a través de empresas que se dedican al turismo y que explotan no solo los destinos rurales y de aventura sino también otra serie de instalaciones que buscan despertar el interese de sus visitantes.

Dentro de esos sitios de interés se encuentra el Museo de Juegos Tradicionales de Campo, cuyo objetivo principal es el de conservar además de difundir esa parte del patrimonio cultural para evitar su desaparición.

Este museo en la ciudad de Campo se distingue por su originalidad ya que se encarga de reconstruir las costumbres de una sociedad a través de los juegos, la diversión y el ocio.

Se puede ver aquí cómo era la forma en que hombres, mujeres y niños se divertían en el mundo rural y lo hace a través de unas dos mil piezas que se corresponden con ciento cincuenta diferentes juegos.

Todo este material proviene de donaciones de diversos puntos tanto de España como de otros sitios de Europa y sigue incrementándose día a día.

Los juegos típicos de la tierra aragonesa ocupan un espacio importante dentro de esta colección y además el museo cuenta con una magnífica representación de otras muchas comunidades autónomas y de países como Inglaterra, Francia y Bélgica.

Dentro de los distintos tipos de juegos se destacan aquellos que se formaban con una cantidad de piezas específicas.

Existe también una interesante recopilación que trata sobre las fórmulas orales o códigos gestuales que se utilizaban para dar vida a cada juego.

Es posible ver en este museo el tradicional juego de bolos, conocido con diferentes nombres y de los que afortunadamente se han podido recopilar una gran cantidad de piezas.

Asimismo, están expuestos los llamados juegos de fuerza como barras y otros lanzamientos, los de habilidad y puntería y otros muchos jugados por niños, adolescentes y adultos de ambos sexos.

Este museo está situado en la parte este del poblado de Campo, un área donde existen construcciones que originalmente se dedicaban a usos agropecuarios y que han conservado hasta hoy sus características estéticas tradicionales.

El museo funciona en un edificio que está formado por tres antiguos pajares que fueron rehabilitados y a su vez unidos habiendo logrado una perfecta armonía entre el entorno urbanístico pero manteniendo tanto la forma como el tamaño original de los edificios y sus materiales originales.

Son cuatro salas destinadas a exposición permanente, existiendo una de exposiciones temporales, además de una terraza de juegos, sumada una biblioteca y centro de documentación.

Existen paneles informativos y gran variedad de dibujos y fotos antiguas y modernas para poder entender mejor como se utilizaban las piezas en los juegos.

Así en la sala de planta baja están los Juegos de niños en una sala, los juegos de mujeres en otra y en la planta alta una sala de Juego de mozas y mozos y otras dos salas con juegos de hombres.

Este museo realmente increíble ofrece también visitas guiadas para escuelas, una gran variedad de actividades de animación además de trabajos de publicaciones.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros