Villa de Mirambel


A poco más de cien kilómetros de Teruel y situada en la comarca del Mastrazgo se llega a la villa de Mirambel.

Los muros que la circundan se han conservado en perfecto estado a pesar del tiempo transcurrido y para acceder a Mirambel es necesario atravesar la muralla por el Portal de las Monjas, la más representativa edificación de Mirambel, junto al Convento de las Monjas Agustinas Ermitañas y su Ayuntamiento construido en el siglo XVI

Ya en su interior, donde no es posible circular en coche, un paseo por sus calles de piedra trasladan al viajero a la época medieval, donde casas y palacios renacentistas son muestra de una típica arquitectura popular aragonesa.

Se trata de un poblado encantador que gracias a la conservación de su patrimonio cultural y arquitectónico fue galardonado con la Medalla de Oro Europa de Restauración, siendo su casco urbano declarado Conjunto Histórico y Artístico además de ser considerado como Bien de Interés Cultural.

Su centro histórico es además uno de los de mayor importancia de Aragón, con su imagen inalterable y su ambiente medieval intacto.

Una parte de las murallas que la circundan fueron obra de los caballeros templarios y en el pasado existieron en ella como mínima cinco torres, de las cuales hoy se conservan dos en la parte norte.

Estas murallas cercaban totalmente la ciudad que para expandirse por su natural crecimiento lo hizo a lo largo de la que hoy es su calle Mayor.

Por su parte el Convento de las Monjas Agustinas data de 1564, época en que la villa cede en usufructo al convento la nueva ermita para allí fundar el convento.

Así, la iglesia de Santa Catalina Mártir tiene dimensiones regulares y fue muy bien ornamentada. Posee dos retablos de estilo gótico y en el huerto del convento se encontraban enclavada una de las torres que en la época resguardaban la villa.

Otro monumento religioso importante es la Iglesia de Santa Margarita, existiendo documentos que certifican que en 1679 los vecinos acuerdan levantar la nueva iglesia, pero en 1837, cuando se sucedía la Primera Guerra Carlista la iglesia se incendió quedando destruida y perdió casi todo su patrimonio. Los restos fueron utilizados para su reconstrucción posterior en estilo barroco.

Por su parte la Casa Consistorial fue construida en 1615, posee tres plantas y se caracteriza por sus tres plantas de arcos de sillería y sus ventanales, encontrándose en su planta baja una cárcel anterior de estilo gótica.

Del castillo solo queda su parte más antigua ya que gran parte de él fue demolido en 1950, quedando solo restos de las paredes.

Entre las casas que más se destacan se encuentran la de Aliaga, con una puerta de ingreso formada por un arco de medio punto y la Casa Castellot, un palacio renacentista aragonés en la plaza Aliaga.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros