Olivenza, al sur de Badajoz



A poco más de veinte kilómetros al sur de Badajoz y muy cerca de la frontera con Portugal se encuentra la localidad de Olivenza, que se caracteriza por las diferentes culturas que han sido parte de su vida y crecimiento.

Su historia estuvo colmada de luchas y disputas hasta que recién en el siglo XIX pasó a formar parte de España.

Pueblos de diferentes culturas pasaron por estas tierras desde 1230 año en que es fundada la ciudad y cada uno de ellos dejó su huella inconfundible.

Inclusive, a fines del siglo XIX los pobladores de Olivenza hablaban un portugués llamado popularmente oliventino, un dialecto que también se utilizaba en Táliga, al sur Olivenza.

Hoy, y a pesar de ser una ciudad típicamente española, no ha dejado de lado las tradiciones de otras culturas que la habitaron, sobre todo no ha olvidado su pasado portugués y así lo demuestran monumentos que son considerados como un tesoro artístico y que como tales han sido restaurados y recuperados.

Como cabecera de una comarca importante es una ciudad que progresa y se encuentra siempre abierta a nuevas experiencias para adentrarse en el mundo moderno, siendo considerada por muchos como una excelente embajadora de Portugal en la tierra de Extremadura.

Entre sus monumentos más importantes se encuentran la Iglesia de Santa María del Castillo, el Museo Etnográfico González Santana y la Iglesia Parroquial de la Magdalena.

También, en una visita a la ciudad es costumbre visitar el Puente de Ajuda y la Puerta de Alconchel.

Como no podría ser de otra forma Olivenza posee su propio castillo que conserva todavía hoy las murallas que la protegieron allá por el siglo XIV, además de La Torre del Homenaje que mide unos 36 metros y posee tres pisos.

Dentro de su culinaria se destacan platos como la sopa de cilantro y tomates, el cocido y el gazpacho, siendo poseedora además de excelentes productos de cerdo ibérico.

Ya entre los dulces que pueden degustarse aquí los más tradicionales son los mazapanes, nogados ylas quesadas además de una típica torta muy famosa en la región que lleva por nombre Tecula Mecula.

En el Museo Etnográfico Gonzalez Santana es posible admirar una fantástica recreación realizada sobre las distintas actividades que eran propias de la comarca a principios del siglo pasado.

Su estratégica ubicación entre España y Portugal la convirtió en el pasado en un lugar de paso y que hizo que ambas culturas se unieran y fundieran casi hasta forman una totalmente propia que la hace interesante de conocer.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros