La Torre de Belem en Lisboa




España y Portugal comparten una gran parte de su historia, de su cultura y de sus raíces. En muchos sentidos, viajar al país vecino es hacerlo a una prolongación de nuestro país, aunque con su sello particular y sus orgullosos símbolos propios.


Uno de ellos lo encontramos en la capital: la Torre de Belem, el gran icono del glorioso pasado imperial portugués, cuando desde el puerto de Lisboa zarpaban las naves que explorarían y recorrerían medio mundo, abriendo nuevas rutas con Oriente y conquistando nuevas e indómitas tierras.


En aquella época, la Torre de Bélem era un celoso guardián de la entrada al puerto, en el tramo en el que el Tajo se confunde con el Atlántico. Sus muros vieron pasar por aquí a los Vasco da Gama, Bartolomé Dias y muchos otros exploradores que partían o llegaban desde los confines del planeta. La torre se asoma directamente al río, muy cerca del Monumento a los Descubridores, que fue erigido ya en el siglo XX.


Bélem es además uno de los barrios más pintorescos y atractivos de la ciudad. Si bien la mayoría de hoteles en Lisboa se encuentra en el centro, alrededor de los barrios de Rossío y Baixa, se puede llegar fácilmente hasta aquí a bordo de uno de los característicos tranvías lisboetas. Por ejemplo, el que sale con una frecuencia de cada diez minutos desde la transitada Praça do Comércio.


Después de visitar la torre y los monumentos junto al río, es obligación detenerse en alguna cafetería del barrio a tomar una bica (café solo) acompañado de los deliciosos pasteis de Bélem, de crema y canela, el otro gran atractivo de este barrio tan popular.

0 comentarios :

Api-spain.es Tu blog de información turística en España Contacta con nosotros